Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Malestar de los opositores cubanos con Moratinos por no ver a la disidencia

Las asociaciones, en declaraciones a EFE, han lamentado que Moratinos dé la espalda a los disidentes cuando la mayoría del pueblo español sí estaría a favor de un apoyo expreso y visible a quienes defienden la transición democrática en la isla.
Rechazan además que en lugar del ministro, sea su director general para Iberoamérica, Juan Carlos Sánchez, el que pueda convocar una reunión con la disidencia durante el transcurso de la visita que comienza hoy.
"Delegar en el director general es como tirar migajas para que no ladren los perros. Es hacer el juego a lo que quieren los Castros (Raúl y Fidel)", ha opinado el presidente de la Asociación Española Cuba en Transición, Matías Jové.
Jové ha afirmado que la política de diálogo entablada por el Gobierno hacia Cuba desde 2007 se ha caracterizado por "la cesión al chantaje" del régimen castrista y por "dejar aislada a la oposición".
El portavoz del Movimiento Cristiano Liberación (MCL) en España, Carlos Payá, ha admitido la legitimidad de Moratinos de hablar con el Gobierno de La Habana, pero le ha reprochado que renuncie a "palpar la sensibilidad de todos los sectores" del pueblo cubano.
Payá también le ha afeado que decline verse con la disidencia cuando la sociedad española "está a favor de la democracia en Cuba" y sería partidaria de trasladarle ese mensaje.
El coordinador de Unión Liberal Cubana (ULC), Antonio Guedes, ha convenido en que Moratinos comete un "error", porque "vea o no a la disidencia, el régimen castrista no va a modificar su posición" contraria a avanzar hacia la democracia.
Según Guedes, un gesto hacia la oposición cubana sería "darle un espaldarazo moral", además de un "compromiso ético" con quienes sufren la opresión del régimen.
Ha augurado que de persistir en esta actitud, "el Gobierno español va a quedar un poco fuera del carril de la transición cubana".
El secretario general de la Fundación Hispano-Cubana, Javier Martínez Corbalán, ha manifestado que después de dos años de diálogo entre España y Cuba, "no ha habido avances notorios" y la represión y el hostigamiento hacia los disidentes ha ido a más.
Martínez Corbalán ha criticado que Moratinos "sólo escuche a una de las partes" cuando la consigna pactada en la UE es mantener contactos con la disidencia durante la visitas a la isla.