Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al Maliki destituye al jefe de la Policía en la provincia de Anbar por la ola de violencia

El primer ministro de Irak, el chií Nuri al Maliki, ha destituido este domingo al comandante de la Policía de la provincia de Anbar, el general de división Hadi Rizayij, a raíz de la ola de violencia que ha acabado con la toma de la ciudad de Faluya por parte de milicianos del Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS), ligado a Al Qaeda.
El Consejo provincial ha celebrado una sesión de emergencia en la que han aprobado la destitución del general Rizayij por "fracasar en la gestión de la seguridad de la provincia", según ha declarado su presidente, Sabá Karhout, a la agencia estatal de noticias iraquí, NINA.
En su lugar han nombrado a otro general de división, Ismael al Mahalawi, que tendrá que lidiar con una confusa situación en las ciudades de Faluya y Ramadi, la capital de la provincia, donde prosigue la ofensiva del Ejército para aplacar el avance de los combatientes del ISIS.
Diputados iraquíes han criticado en las últimas horas al gobierno local y algunas legisladoras como Liqa Wardy, de la coalición Lista de Iraquiya, el principal partido del Parlamento de Irak, han acusado a las autoridades de Anbar de "conspiración.
En concreto, ha recriminado al gobierno y a la Policía de Anbar que no cooperara con los líderes tribales y los clérigos de Faluya para evitar que se propagase la insurrección y no garantizar la seguridad de los civiles.