Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mandela celebra sus 20 años en libertad

El primer presidente negro de Sudáfrica entró en el recinto apoyándose en su esposa, Graþa Machel, recibió la ovación de diputados y asistentes y se sentó en la última fila de la galería de invitados, desde donde siguió atentamente el discurso, que iba leyendo en unas hojas mientras Zuma se dirigía a la nación.
Mandela estaba rodeado en el palco por varios de sus familiares, que también habían acudido al Parlamento para conmemorar la fecha de su liberación, que marco el principio del fin del régimen segregacionista del "apartheid" y supuso el punto de salida para alcanzar la democracia.
Zuma afirmó en su discurso de apertura del Parlamento, cuyas sesiones tendrán como tema "Celebremos el legado de Mandela- Contribuyamos a edificar la Nación", que su Gobierno intenta acelerar el crecimiento y la creación de puestos de trabajo.
El actual Gobernante, que es el cuarto presidente negro sudafricano, tras Mandela, Thabo Mbeki y Kgalema Motlanthe, concentró su alocución en prometer una mejora en los servicios públicos básicos -agua, electricidad, salud y educación- cuyas deficiencias han generado levantamientos en varias zonas del país.
También se propuso adoptar un nuevo enfoque en la política industrial de su Gobierno, a fin de acelerar el crecimiento económico, en un país que, tras 16 años de democracia, mantiene enormes diferencias económicas y sociales.
20 años en libertad
El 11 de febrero de 1990, Mandela, de la mano de su esposa Winnie, salió de la cárcel y, entre aclamaciones, dio su primer paseo en libertad en casi tres décadas, arrastrando tras él a todo el país hacia un régimen democrático, que se plasmó en 1994, cuando fue elegido, por sufragio universal, primer presidente negro de Sudáfrica.
El Consejo Nacional del Patrimonio sudafricano ha declarado la prisión de 'Victor Verster', donde fue liberado Mandela, como monumento nacional, al considerarla uno de los símbolos de la lucha por la liberación de Sudáfrica.
Mandela fue trasladado en 1988 a esa cárcel, ahora llamada Centro Correccional Drakenstein, cercano a Ciudad del Cabo, desde la prisión de Robben Island, donde había pasado la mayor parte de sus 27 años como recluso, en previsión de su liberación, que se produjo en un momento en que el país estaba al borde de una guerra civil.
El arzobispo anglicano Desmond Tutu, otro luchador por la libertad, pidió a los sudafricanos que recuperen "el espíritu del día en que Nelson Mandela fue liberado". Tutu recordó, en un comunicado, el día que Mandela caminó fuera de la cárcel como el día que "nuestro espíritu colectivo se creció" y la fecha que marcó "el principio del fin de la indignidad".
"Ahora, 20 años y cuatro elecciones generales después, nuestra infantil democracia está aprendiendo a andar, mucho se ha conseguido", dijo Tutu, quien recordó que muchos de sus compatriotas "sobreviven en la miseria, acuden a escuelas mal equipadas y se aprietan como sardinas en microbuses".
La liberación evitó una catástrofe
Hace ocho días, el ex presidente sudafricano Frededrick de Klerk, también pronunció un discurso en el 20 aniversario de su anuncio, ante el Parlamento blanco de Ciudad del Cabo, del fin del régimen segregacionista del "apartheid" y de la liberación de Mandela.
De Klerk, que compartió el Nobel de la paz con Mandela, recalcó que su anuncio "evitó una catástrofe" y recalcó que "los nueve días que pasaron entre mi discurso y la excarcelación de Nelson Mandela, el 11 de febrero, cambiaron Sudáfrica para siempre.