Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Marcha en Londres para exigir trabajo para los jóvenes

Pancartas con lemas como "Los banqueros son los verdaderos saqueadores". Foto: EFEtelecinco.es
La manifestación ha estado flanqueada por una veintena de niños y en ella han podido leerse carteles como 'Los verdaderos saqueadores son los bancos' o 'Culpa a los tories, no a nuestros hijos'. La marcha también quiere reclamar justicia por la muerte de Mark Duggan, el joven negro que murió en un enfrentamiento con la policía.
Al final del recorrido, los manifestantes, entre los que se encontraban jóvenes y mayores, madres con sus hijos y personas de diferentes etnias, han participado en una asamblea participativa al modo de las celebradas por el movimiento español del 15M.
Mientras tanto, el ministro británico de Finanzas, George Osborne, dijo el sábado que el país debe luchar contra sus problemas sociales "profundamente enraizados", después de los disturbios que se extendieron por el país la semana pasada, pero afirmó que mantendrá sus planes de reducir el número de agentes. Osborne afirmó que algunos barrios han sido olvidados por el resto del país y que depende de la sociedad y del Gobierno volver a implicarse con aquellos grupos que se sienten aislados, y asegurarse de que distinguen entre el bien y el mal. "Hay problemas sociales muy enraizados que tenemos que afrontar", declaró en la emisora de la BBC.
"Hay comunidades que simplemente han sido olvidadas por el resto del país. Hay comunidades que están aisladas de la vida económica del resto del país". El primer ministro, David Cameron, que ha sido criticado por algunos miembros del Partido Conservador por considerarlo blando con la delincuencia y su castigo, ha adoptado una línea dura esta semana tras volver de sus vacaciones y convocar una sesión parlamentaria de urgencia.
El Gobierno de coalición entre los conservadores y los liberal demócratas también ha recibido algunas críticas por mantener sus planes de recortar el presupuesto policial cuando el país ha visto con consternación cómo la policía parecía inerme ante los cientos de jóvenes que saqueaban comercios e incendiaban tiendas y viviendas durante los cuatro días de disturbios.