Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Marco Rubio inicia una campaña para mantener sus delegados a pesar de la retirada de candidatura

El senador estadounidense Marco Rubio intenta mantener los delegados que logró en las primarias del Partido Republicano para tratar de frenar la candidatura del magnate Donald Trump en una hipotética convención abierta.
El mecanismo de las primarias establece que los distintos candidatos van acumulando delegados para la convención nacional, que es quien termina eligiendo al candidato a la Casa Blanca. Una vez retirado un aspirante, sus representantes quedan teóricamente liberados para votar por quien consideren.
Sin embargo, Rubio, que logró 172 delegados antes de retirarse, quiere mantener la vinculación, según MSNBC. Un asesor del senador, Alex Burgos, ha explicado que "quiere dar a los votantes una oportunidad para parar a Trump".
Rubio ha pedido personalmente a las delegaciones del Partido Republicano en 21 estados y territorios que no desbloqueen los delegados obtenidos. Algunas delegaciones como la de Alaska ya se ha comprometido con el joven senador en mantener el compromiso adquirido.
Una alto cargo republicano en Washington ha reconocido que "nadie ha probado" la "idea" de Marco Rubio, ya que hasta ahora "cuando suspendes (la campaña), estás fuera". La decisión podría tener relevancia en caso de que Trump, favorito hasta ahora, no logre obtener los 1.237 delegados que le garantizarían la nominación republicana en la convención.
Trump, sin embargo, ha lanzado un órdago al Partido Republicano y ha abandonado su compromiso de apoyar al candidato presidencial que elija la formación. El polémico empresario ha especulado en varias ocasiones con presentarse como candidato independiente, lo que podría terminar por dinamitar el partido.