Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los abogados de Martinelli dicen que Panamá "violaría las leyes" si reclama a EEUU su extradición

Los abogados del expresidente de Panamá Ricardo Martinelli han afirmado este lunes que el Gobierno del país "violaría las leyes" en caso de que apruebe pedir a Estados Unidos su extradición, reclamada por el Tribunal Supremo.
El máximo tribunal panameño ordenó en diciembre el arresto de Martinelli, acusado de haber espiado ilegalmente a más de 150 personas, entre ellas rivales políticos, periodistas y empresarios.
El Ministerio de Exteriores de Panamá informó a finales de mayo de la solicitud del Supremo y se comprometió a revisar los documentos, para determinar si cumplen con "los requisitos de forma" requeridos antes de remitir la solicitud de forma definitiva a Estados Unidos.
El exmandatario, que estaría viviendo en Miami, ha atribuido las acusaciones de una venganza política del actual presidente, Juan Carlos Varela. En este sentido, su equipo de abogados ha denunciado un "incremento de la persecución".
Así, han recalcado además que, de aprobarse la petición, la ministra de Exteriores y vicepresidenta de Panamá, Isabel de Saint Malo de Alvarado, incurriría "en una contradicción", indicando que "viola tanto la Constitución de Panamá como la Convención Americana sobre Derechos Humanos".
En este sentido, Alma Cortés, abogada y coordinadora del equipo de juristas defensores de Martinelli, ha criticado que la directora de Asuntos Jurídicos del ministerio, Farah Urrutia, señalara recientemente que se ha notificado a Estados Unidos que el proceso de extradición se ha iniciado.
"Esperamos que Saint Malo sea concordante o congruente con sus declaraciones de que no veía posibilidades en esa extradición por los hechos que ella manifestó", ha resaltado.
"No pienso que una subalterna, en este momento la señora Farah Urrutia, pase por encima de lo que habló una canciller y vicepresidente de la República; eso sería vergonzoso y dejaría mucho que desear, y mucho que decir de la autoridad de la vicepresidenta y canciller", ha remachado.