Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Marzuki concede el perdón a 689 presos con motivo del tercer aniversario de la salida del poder de Ben Alí

El presidente interino de Túnez, Moncef Marzuki, ha concedido este martes el perdón a 689 presos con motivo del tercer aniversario de la salida del poder del exmandatario Zine el Abidine ben Alí, quien abandonó el país tras varias semanas de manifestaciones en su contra, unas protestas que provocarían un efecto dominó en la región y desembocarían en la llamada 'Primavera Árabe'.
En base a un comunicado emitido por la Presidencia, una comisión ha examinado un total de 2.238 informes y ha propuesto que se conceda el perdón a 1.806 detenidos, de los cuales sólo 689 han recibido la medida de gracia, según ha recogido la agencia estatal tunecina de noticias, TAP.
La jornada del martes ha estado plagada de eventos y manifestaciones, como la convocada durante la jornada en la avenida Bourguiba de Túnez, centro de algunas de las protestas más importantes registradas en el país en enero de 2011.
Túnez se encuentra en estos momentos en medio de un proceso de diálogo nacional para intentar superar la crisis política originada por el asesinato de dos importantes líderes izquierdistas y lo que los partidos opositores laicos han considerado como una política partidista por parte de la formación islamista Ennahda, al que acusan de haber olvidado los objetivos de la revolución tras acceder al poder.
La semana pasada, la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) nombró un consejo electoral que supervisará las elecciones previstas para este año, un paso fundamental en la 'hoja de ruta' acordada en el marco del diálogo nacional.
El acuerdo, negociado por las fuerzas políticas tunecinas bajo el auspicio de la UGTT, incluye la dimisión del actual Gobierno cuando se cumplan tres condiciones: nombramiento de un gobierno tecnócrata, conclusión de la nueva constitución del país y convocatoria de elecciones en una fecha concreta.
Apenas un día después del anuncio de la ANC, el hasta entonces primer ministro Alí Laarayedh presentó su dimisión, tal y como estaba previsto, tras lo que el presidente interino, Mocef Marzuki, pidió a Mehdi Jomaa --elegido por consenso-- que formara un nuevo Gobierno.
El nuevo Gobierno de Túnez tendrá que hacer frente a reformas económicas para reducir su déficit mientras logra capear el descontento popular por el elevado costo de vida y la falta de oportunidades económicas desde la revolución.