Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mata a su hijo autista en un hotel de Reino Unido

En el momento en el que los agentes accedieron a la habitación del hotel en el que estaban hospedados Yvonne Freaney, de 48 años, y su hijo Glen, de 11, hallaron a la mujer recostada en la cama junto al menor al que estaba dando la mano.
Tal y como publica el citado rotativo, la mujer justificó el crimen diciendo que "por lo menos ahora ya nadie le puede señalar con el dedo".
La Policía se personó en el lugar de los hechos tras una llamada anónima que alertó de lo sucedido. En la puerta de la habitación colgaba el cartel de "no molestar.
Se sospecha que la mujer pudo convivir con el cadáver de su hijo menor alrededor de dos días, tal y como señala el tribunal que la está juzgado por los hechos.
Tras la noticia, la familia del pequeño ha hecho público un comunicado en el que destaca que "Glen era un chico maravilloso, hermoso y feliz. Nuestra familia está muy orgullosa de él, sobre todo de sus logros, pese a su enfermedad".
La presunta autora de los hechos, separada de su esposo, tiene otros tres hijos, de 14, 19 y 22 años. EPF