Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mauritania, tierra peligrosa

El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, que ha pedido discreción sobre el secuestro de tres cooperantes españoles en Mauritania, cree que detrás de todo está el brazo de Al Qaeda en el Magreb Islámico. Los raptores no han pedido nada, de momento y eso hace pensar a las autoridades que harán reivindicaciones políticas
La seguridad en Mauritania es más que relativa. Además de los españoles podrían haber secuestrado un ciudadano francés, que ha desaparecido esta misma semana.
El rapto de Roque Pascual, Alicia Gómez y Albert Villalta se suma a una larga lista de acciones de este grupo terrorista en Mauritania. El pasado mes de mayo asesinaron al cooperante británico, Edwin Dyer, porque Reino Unido no accedió a liberar al jeque Abu Qutada.
Por la misma fecha, Christophe Languet, norteamericano, murió acribillado cuando iba a coger su coche. Su agresor salió corriendo.
En 2008 el Rally Paris Dakardejó de celebrarse en África por motivos de seguridad. La decisión se tomó semanas después de un atentado que se cobró la vida de cuatro ciudadanos franceses. Está decisión se vinculó al comunicado que Al Qaeda colgó en la Red acusando a las autoridades mauritanas de colaborar con "los cruzados, los apóstatas y los infieles", en referencia a occidente.
A pesar de lo sucedido la ONG Acción Solidaria asegura que la carretera en la que han sido secuestrados sus cooperantes no es peligrosa. El Ministerio de Exteriores advierte, en sus recomendaciones para viajar a Mauritania, de la "situación de amenaza terrorista con alto riesgo de eventuales atentados y secuestros" en este país africano, pero no sitúa como zona especialmente peligrosa dicha carretera que une Nuadibú con Nuakchot.
El pasado 19 de noviembre, los servicios diplomáticos españoles, como todas las embajadas de los países occidentales en el norte de África, recibieron un aviso del Departamento de Estado norteamericano en el que se alertaba de manera expresa sobre el aumento de actividad de la franquicia de Al- Qaeda en Mauritania, Mali y Níger. Según responsables diplomáticos españoles, ese aviso del Gobierno norteamericano, no es, ni mucho menos el primero. En el último año han alertado en al menos otras tres ocasiones a los servicios consulares amigos con mayor presencia en la zona, en particular a Francia, España y Reino Unido.
EBP