Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El periodista palestino preso en huelga de hambre corre riesgo de "muerte inmediata"

El periodista palestino en huelga de hambre, Al Qiqtelecinco.es

El abogado de Al Qiq, Hiba Masalha, ha transmitido las impresiones del subdirector del Hospital HaEmek, donde se encuentra ingresado el periodista, el doctor Tubia, quien ha alertado del "peligro real" de que el daño en los órganos internos de Al Qiq sea irreparable, informa la agencia de noticias palestina Maan.


"Cada minuto supone un grave peligro para su vida porque es posible que sus órganos internos se paren en cualquier momento, lo que provocaría su muerte inmediata", ha señalado Tubia, que se ha referido en particular a sus riñones y al intestino.
Al Qiq está en huelga de hambre desde el 25 de noviembre. No se han presentado cargos, pero el Tribunal Militar de Ofer considera que es responsable de "incitación al odio", que trabaja para un medio de comunicación vinculado a Hamás y de suponer "una amenaza para la seguridad de la zona".
La detención administrativa es una figura que permite a las autoridades israelíes mantener bajo custodia indefinidamente a un sospechoso sin presentar cargos ni iniciar un proceso judicial. El pasado jueves el Tribunal Supremo israelí ordenó suspender provisionalmente la "detención administrativa" hasta que su salud mejore, pero Al Qiq exige la liberación: "martirio o libertad".
Amnistía Internacional ha denunciado presiones y maltratos contra Al Qiq. "Las autoridades israelíes deben cesar de inmediato el tratamiento médico no consensuado y otras medidas de castigo impuestas al periodista palestino Muhammed al Qiq", apuntaba la organización en un comunicado.
El grupo asegura que "las autoridades han adoptado varias medidas para presionarle para que ponga fin a la huelga de hambre, lo que supone una violación de la prohibición de las torturas y otros maltratos".
Además, el comité ético del hospital aprobó la alimentación forzosa de Al Qiq. En julio de 2015 Israel aprobó una ley que permite la alimentación forzosa de presos en huelga de hambre si su vida corre peligro, una práctica considerada contraria al Derecho Internacional Humanitario.