Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Medina pide a la OEA que se disculpe ante República Dominicana por legitimar la invasión de 1965

El presidente de República Dominicana, Danilo Medina, ha reclamado este lunes a la Organización de Estados Americanos (OEA) que se disculpe ante el pueblo dominicano por legitimar la invasión del país en 1965.
"En nombre del pueblo dominicano y en el mío propio, les propongo a todos ustedes que durante este período ordinario de sesiones, se apruebe una resolución de desagravio a República Dominicana por el rol desempeñado por la OEA durante la Revolución de Abril de 1965", ha dicho
"Tengo el convencimiento de que este es el mejor momento y el más apropiado lugar para llevar a cabo este acto de justicia, verdad y reconciliación", ha apuntado, argumentando que la invasión abortó el proceso democrático iniciado con la elección como presidente de Juan Bosch.
En este sentido, ha manifestado que "es una herida aún abierta para muchos y que solo podrá sanar mediante el reconocimiento de lo sucedido por parte de la OEA y la petición de perdón que merece la ciudadanía".
"Nuestra patria y nuestra democracia merecen este acto de dignidad y respeto", ha resaltado, al tiempo que ha agregado que la OEA "está en las mejores condiciones para asumir esa responsabilidad".
"Digamos alto y claro que la soberanía de los pueblos, y el respeto a la institucionalidad democrática son, hoy y siempre, sagrados y que esta OEA será ya, para siempre, su más firme defensor", ha apuntado.
Por ello, Medina ha pedido a los gobiernos de la región que se "acerquen a sus ciudadanos en un diálogo permanente", explicando que "sólo haciendo los gobiernos más transparentes y cercanos se podrá recuperar y mantener algo mucho más importante: la confianza de los ciudadanos".
"Ha llegado el momento de que la ciudadanía participe no solo del diseño de políticas, sino también de su transformación y evolución. Y ha llegado el momento de que los políticos seamos capaces de escuchar y modificar el rumbo, cuando así lo requiera la voluntad ciudadana", ha remachado.