Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Merkel: no hay que ser "particularmente desagradable" en las negociaciones

Angela Merkeltelecinco.es

La canciller alemana, Angela Merkel, ha argumentado que la UE "no tiene que ser particularmente desagradable" en las negociaciones para la salida de Reino Unido, aprobada el pasado jueves en referéndum y ha rechazado que se utilice esta negociación como disuasión para otros países.

"No debería durar una eternidad, eso es verdad, pero yo no lucharía por un calendario corto", ha afirmado Merkel, que prefiere un entorno "objetivo, bueno" en las negociaciones porque "deben desarrollarse adecuadamente". "Reino Unido seguirá siendo un socio cercano con el que estamos relacionados económicamente", ha apostillado.
Esta misma mañana, los ministros de Asuntos Exteriores de los seis países fundadores de lo que más tarde se ha convertido en la UE han instado a Reino Unido a activar el Artículo 50 de Lisboa para la salida del bloque "lo antes posible".
"Nos unimos para decir que este proceso debe comenzar lo antes posible para que no terminemos en un limbo permanente en lugar de centrarnos en el futuro de Europa y trabajar por él", han afirmado los seis en una declaración conjunta leída tras una reunión celebrada en Berlín, recogida por los medios de comunicación alemanes.
El encargado de leer la declaración ha sido el ministro de Asuntos Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, que ha comparecido flanqueado por sus colegas de Francia, Jean-Marc Ayrault; Países Bajos, Bert Koenders; Italia, Paolo Gentiloni; Bélgica, Didier Reynders, y Luxemburgo, Jean Asselborn.
El ministro luxemburgués, Jean Asselborn, ha señalado que esperar a que haya un sucesor de Cameron, en octubre, para activar el Artículo 50 del Tratado de Lisboa, generaría "un periodo de inseguridad". "Espero que no caigamos en el juego del gato y el ratón que no beneficia ni a Reino Unido ni a la UE", ha argumentado.