Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Merkel se muestra satisfecha por la defensa del clima de 19 miembros del G20 y señala así a EEUU

La canciller alemana, Angela Merkel, ha expresado este sábado su satisfacción tras dos días de arduas negociaciones sobre protección del clima durante la cumbre del G20 en Hamburgo, cuyo comunicado final incluye un aislamiento de Estados Unidos y una defensa del resto a favor del Acuerdo del Clima de París.
Así, Merkel ha destacado que 19 países del grupo de los principales países industrializados y emergentes acordara seguir firmes con los objetivos fijados en la capital francesa en diciembre de 2015.
"Ha quedado claro que no ha habido unanimidad. Ahí donde no hay consenso debe quedar también patente en el comunicado el disenso", ha indicado en relación al tradicional documento final en donde por un lado se plasmó la posición de Estados Unidos que anunció recientemente su decisión de salir del acuerdo y por otro lado, se recogió la del resto de participantes en el G20.
En este punto, a pesar del gesto poco habitual del grupo, acostumbrado a acuerdos unánimes, Merkel se mostró feliz por que los otros 19 miembros reconocieran que el Acuerdo del Clima de París es "irreversible".
En concreto, en el párrafo dedicado a la protección del clima, los 19 corroboran su compromiso de implementar "rápidamente" el Acuerdo de París y "toman nota" de la decisión de Estados Unidos de abandonar este pacto cuyo objetivo es limitar el calentamiento global a menos de dos grados centígrados en comparación con la época preindustrial.
El G20 rechazó renegociar el Acuerdo de París, como reclamaba la Administración de Donald Trump, al considerar que el histórico acuerdo es "irreversible". No obstante, en aras de complacer al presidente estadounidense, los 19 accedieron a incluir en la declaración final una frase en la que reconoce la voluntad de Washington de ayudar y trabajar conjuntamente con otros países "en la utilización de carburantes fósiles más limpios y eficientes".
Esta formulación generó controversia entre los integrantes del G20, dado que, para cumplir con los objetivos del Acuerdo de París, es necesario poner fin al empleo las energías de origen fósil.