Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Minuto de silencio de las autoridades belgas y europeas en el barrio golpeado por los atentados de Bruselas

Los primeros ministros de Bélgica y Francia, Charles Michel y Manuel Valls, han guardado este martes un minuto de silencio en honor de las víctimas, acompañados por los Reyes de Bélgica y por el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y el Colegio de Comisarios al completo.
El homenaje a las al menos 31 personas fallecidas y 260 heridas el martes en dos ataques en el aeropuerto de la ciudad y en una estación de metro del barrio europeo se ha celebrado en el interior de la sede de la Comisión Europea, mientras en el exterior se congregaban decenas de ciudadanos anónimos.
El edificio se encuentra a pocos metros de la estación de Maelbeek, en donde se perpetró uno de los atentados, lo que ha permitido que las autoridades se acercaran después del minuto de silencio al lugar de los hechos, para depositar ramos de flores en señal de respeto por los fallecidos.
Las sedes de otras instituciones europeas, como el Consejo europeo y el Parlamento Europeo, se han sumado al minuto de silencio, que también se ha respetado en una concentración espontánea de ciudadanos en el centro de Bruselas, en la plaza de la Bolsa, punto de encuentro habitual y en donde habitantes y turistas dejan mensaje de solidaridad, flores y velas desde que se cometieron los atentados.
En una comparecencia posterior, Michel ha subrayado la determinación de Bélgica y Francia de colaborar en la lucha contra "los enemigos de las libertades y la democracia", aquellos que "se esconden y golpean cobardemente, con una brutalidad abominable".
"Francia y Bélgica están más unidos que nunca, en el dolor, pero también en la misma determinación: Que el futuro de Europa es la paz y la seguridad y tenemos el deber de estar a la altura", ha declarado Michel.
Valls, por su parte, ha alertado de que la amenaza es contra Europa y, por tanto, "la respuesta debe ser europea".
"Es Europa la que ha sido atacada, su capital, Bruselas. Es Europa, sus valores, sus modos de vida, su democracia y su tolerancia los que han sido golpeados por los terroristas", ha insistido, para después reiterar la presión al Parlamento Europeo para que desbloquee la creación del sistema europeo de registro de pasajeros aéreos (PNR).