Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Morales concluye su huelga de hambre tras la aprobación de la ley electoral

El presidente boliviano, Evo Morales, inició hace cinco días una huelga de hambre junto con un grupo de varios sindicalistas en el Palacio de Gobierno. EFEtelecinco.es
El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha dado por finalizada la huelga de hambre que inició el pasado jueves en demanda de la ley para celebrar elecciones generales este año y que el Congreso de Bolivia aprobó esta madrugada. En una comparecencia televisada junto a los líderes sindicales que le han acompañado en su ayuno voluntario, Morales anunció que a las 08.00 hora local (12.00 GMT) promulgará la ley de régimen electoral transitorio que le permitirá optar a la revalidación de su mandato el 6 de diciembre.

El Congreso de Bolivia aprobó hoy la polémica ley electoral que da luz verde a los comicios generales del 6 de diciembre, lo que puso fin a la huelga de hambre que el presidente Evo Morales inició hace seis días para exigir esta norma.
Tras seis días de desencuentros e intensas negociaciones, el oficialista Movimiento al Socialismo (MAS, el partido de Morales) y las fuerzas de la oposición lograron el lunes consensuar el texto de la ley electoral que horas más tarde, en la madrugada boliviana, quedó definitivamente aprobado por el Parlamento.
Inmediatamente después, Morales dio por concluido el ayuno voluntario que ha mantenido durante seis días en el Palacio de Gobierno de La Paz junto a los líderes de los principales movimientos sociales y sindicales que le apoyan.
En todos estos días, el mandatario solo ha ingerido agua, caramelos y mate y hojas de coca, si bien su salud se ha mantenido "estable".
El presidente de Bolivia tiene previsto promulgar la nueva ley de régimen electoral a las 08.00 hora local (12.00 GMT).
De este modo se resuelve la nueva crisis política que ha enfrentado a oficialistas y opositores en torno a la ley, obligada por la nueva Constitución boliviana para regular las próximas elecciones presidenciales en las que Morales intentará revalidar su liderazgo.
Para llegar a este acuerdo ha sido determinante el compromiso de Morales y de la Corte Nacional Electoral (CNE) de confeccionar un nuevo padrón de votantes, una exigencia de la oposición para garantizar elecciones "limpias" y que durante días ha condicionado el acuerdo político.
Al estado boliviano le costará 35 millones de dólares confeccionar un nuevo censo que tendrá carácter "biométrico", es decir, incluirá registros digitalizados de fotografías, huellas dactilares y firmas de los votantes.
El consenso político se ha logrado también en el resto de asuntos polémicos como la cuota de representación parlamentaria para los colectivos indígenas que contarán con ocho escaños en el Congreso.
En las elecciones de diciembre, por primera vez, los bolivianos que residen en el extranjero podrán votar, si bien este "censo exterior" no podrá ser superior al seis por ciento del padrón nacional.
Tras la aprobación definitiva de la ley, Morales llamó a la unidad de los bolivianos para continuar las "transformaciones profundas" llevadas a cabo por su Gobierno.
"Solos va a ser imposible garantizar este proceso revolucionario", advirtió en una breve intervención en la televisión estatal.
Por su parte, el presidente del Congreso y vicepresidente del Gobierno, Alvaro García Linera, destacó el esfuerzo que ha costado aprobar esta ley de una manera que definió como "a la boliviana".
García Linera resaltó que esta norma forma parte de un "proceso fecundo" para lograr los retos de reconocimiento de la igualdad de los bolivianos, la descentralización mediante autonomías y la equidad en la distribución de recursos.
Además de terminar con su ayuno, la aprobación de la ley electoral permitirá al presidente Morales viajar a las cumbres del ALBA y de las Américas previstas a lo largo de esta semana.
Antes de su huelga de hambre, el presidente de Bolivia anunció que presentará una resolución en la Cumbre de las Américas para exigir a Estados Unidos que levante su bloqueo económico y comercial sobre Cuba.
La intención de Morales es que los países de la Alternativa Boliviana (ALBA) asuman su propuesta para presentarla en bloque, pero de no llegar a un acuerdo la planteará en solitario.