Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Morales dice que "no se defiende la soberanía por algo que es robado, invadido o asaltado"

El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha subrayado este domingo que "no se defiende la soberanía por algo que es robado, invadido, asaltado o saqueado", en respuesta a las declaraciones del ministro de Exteriores de Chile, Heraldo Muñoz, sobre una disputa territorial.
Durante un acto en la localidad de Santa Cruz, el mandatario boliviano ha afirmado que "robar, asaltar, saquear y mentir jurídicamente es un delito, y espiritualmente es un pecado", según ha informado la agencia estatal boliviana de noticias, ABI.
Las palabras de Morales han llegado apenas un día después de que Muñoz advirtiera de que Santiago no cederá "ni un metro cuadrado" de su soberanía a La Paz, independientemente del número de demandas que interponga Bolivia en relación a la propiedad y el uso de las aguas del río Silala.
"Si se materializa la anunciada demanda sobre el Silala, Chile contrademandará a Bolivia para confirmar nuestros derechos sobre las aguas de este recurso hídrico compartido y emprenderemos todas las acciones que sean necesarias para defender nuestros legítimos intereses nacionales", dijo.
La reacción de Muñoz se produjo poco después de que el presidente de Bolivia anunciara su intención de llevar este caso a la Corte Internacional de Justicia (CIJ), donde Santiago y La Paz ya están enfrentados por otra disputa territorial.
Un día antes, Muñoz había exhibido ante los medios de comunicación un mapa anexo al tratado bilateral sobre fronteras de 1904 en el que el Silala aparece identificado como un río internacional, en contra de lo que sostiene Bolivia, que asegura que sus aguas le pertenecen.
El Silala es un río que nace en Bolivia y recorre Chile hasta desembocar en el océano Pacífico, a cuya cuenca hidrográfica pertenece. La Paz denuncia que su vecino ha desviado las aguas a través de una conducción artificial, mientras que Santiago sostiene que es un cauce natural.