Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Moscú cree que la OTAN utiliza la amenaza rusa para justificar su existencia

El embajador de Rusia ante la OTAN, Alexander Grushko, ha denunciado este sábado que la Alianza está instrumentalizando la "amenaza rusa" para justificar su propia existencia y necesidad.
"La Alianza se ha dado cuenta de que Rusia no es una amenaza para sus miembros y hablando en general no hay nadie en Oriente de quien defender a sus aliados", ha afirmado Grushko en una entrevista con la agencia de noticias rusa Itar-Tass.
"Sin embargo, esa 'amenaza' justifica el fortalecimiento del flanco oriental y la presencia militar en el centro y el este de Europa, en aguas del Báltico, el Mediterráneo y el Mar Negro y la intensificación de las maniobras en las fronteras rusas", ha argumentado.
Para Grushko, la OTAN realiza tareas "estrictamente internas" destinadas a "demostrar la necesidad de la alianza", "justificar un mayor gasto militar y la compra de armamento".
El diplomático ruso ha señalado que no se sabe por qué es tan importante incrementar el "ya gran poder militar" que no se traduce en soluciones para conflictos como los de Irak o Libia. "Lo cierto es que ni uno sola de las misiones de 'estabilización' de la OTAN ha sido un éxito", ha asegurado.
"¿Cuáles son los logros de la alianza: Desmembrar Yugoslavia, hacer pedazos Libia o un Irak que se asfixia con la ofensiva de terroristas internacionales? En Afganistán la misión está a punto de terminar y el objetivo, estabilizar la situación en ese país, no se ha cumplido", ha argumentado Grushko.
La OTAN "es un instrumento de la Guerra Fría", "antirruso", que no cumple con los nuevos requisitos de seguridad que piden "nuevos planteamientos" más allá del uso de la fuerza militar "para intervenciones humanitarias o cambiar regímenes".
"La realidad obligará a los países miembros de la OTAN a integrar la alianza en iniciativas internacionales y que no sirva a los intereses de un pequeño grupo", ha apostillado Grushko.