Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Movimiento 6 de Abril promete que "no será silenciado" tras la prohibición de sus actividades

El Movimiento Juvenil 6 de Abril ha criticado este lunes la decisión de un tribunal egipcio de prohibir sus actividades y ha prometido que "no será silenciado", según ha informado el diario egipcio 'Al Ahram'.
"No somos solo un movimiento, somos una idea y un aspecto importante del sueño y la voz de esta generación", ha dicho, antes de recalcar que seguirá adelante con sus actividades "de la manera que quiera".
En su comunicado, el grupo ha recalcado que ha mantenido siempre una actitud pacífica bajo la consideración de que "todo ser humano tiene derecho a expresar sus puntos de vista siempre y cuando lo haga de forma pacífica".
La sentencia, contra la que cabe recurso, incluye además la confiscación de las sedes del movimiento. El caso es el resultado de la denuncia de un abogado, Ashraf Saeed, que denunció que el Movimiento 6 de Abril incurría en los delitos tipificados de espionaje y de "mancillar la imagen del Estado egipcio".
A finales del año pasado uno de los fundadores del grupo, Ahmed Maher, fue condenado a tres años de prisión por convocar manifestaciones no autorizadas.
El Movimiento Juvenil 6 de Abril cobró fuerza durante las protestas de los trabajadores textiles de 2010 en la región del delta del Nilo y posteriormente fue clave en las movilizaciones contra el régimen de Hosni Mubarak.
Tras la caída del régimen de Mubarak en 2011 y de décadas de militares en el poder, llegaron al poder los islamistas de Hermanos Musulmanes y entonces también el Movimiento 6 de Abril, de carácter laico, fue fundamental en las movilizaciones contra la deriva autoritaria del presidente Mohamed Mursi.
Finalmente Mursi fue depuesto en julio de 2013 en un golpe de Estado impulsado por el jefe del Ejército, Abdelfatá al Sisi, que impuso un Gobierno que ha recuperado gran parte de las prácticas del régimen de Mubarak.