Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Muere de neumonía a los cinco meses de recibir los pulmones de un fumador

Según publica el "Daily Mail", Lyndsey Scott,  de 28 años, llevaba cuatro apuntada a una lista para un doble trasplante de pulmón. Sufría fibrosis quística y su salud se había deteriorado mucho. En febrero de 2009 fue por fin intervenida. Cinco meses después moría. La causa, una neumonía.
Este caso no habría saltado a la opinión pública si no hubiese sido porque sus padres acaban de descubrir que su donante era un hombre que había fumado durante 30 años. Los padres de la joven creen que, ante la gravedad de la operación, deberían haber sido informados de los hábitos de vida del donante. Los médicos en cambio nocomparten que los pacientes tengan derecho a conocer esos detalles y se defienden alegando que ellos realizan un transplante cuando piensan que puede ser un éxito.
"Se habría horrorizado"
La paciente siempre había deseado trabajar en un centro de estética pero su enfermedad lo hizo imposible y por eso vivía en casa de sus padres. Cuando apareció un donante, ella se prestó a la operación confiada en que eso alargaría su vida.
La intervención, realizada en el Wythenshawe Hospital, en Manchester, se complicó desde el principio y Lyndsay tuvo que estar seis semanas en cuidados intensivos. Se le permitió volver a casa pero siguió teniendo insuficiencia respiratoria que le obligó a volver al hospital. El pasado julio falleció.
"Estoy seguro de que se habría horrorizado si hubiese sabido que los pulmones eran de un fumador y habría rechazado la operación", sostiene su padre. La familia ha declarado que en el hospital les han dicho que informarles de que el donante era fumador habría añadido estrés al de la operación. Los padres de Lyndsay lo consideran una explicación increíble.
Órganos de alto riesgo
Alrededor de una cuarta parte de órganos son clasificados como de alto riesgo y Lyndsay fue una del elevado número de pacientes que los reciben.  El hospital dice que ha seguido los protocolos para estos casos, que sólo obligan a informar de los riesgos asociados a los órganos si , por ejemplo, el donante ha consumido drogas.
Un portavoz de la clínica asegura que hay un criterio estándar para la aceptación de órganos pero debido al bajo número de donantes y a que el 30 por ciento de los pacientes se mueren esperando ser trasplantados, se ha ampliado ese criterio. Los médicos añaden que son pocos los pulmones provenientes de personas con hábitos saludables ya que estas tienen menos posibilidades de morir jóvenes.    LA