Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mueren tres personas en un bombardeo contra un hospital apoyado por MSF en Siria

Al menos tres personas han muerto y otras seis resultaron heridas el viernes en un bombardeo ejecutado contra el hospital sirio de Tafas, apoyado por la organización no gubernamental Médicos Sin Fronteras (MSF).
La organización ha publicado un comunicado este martes detallando que el centro se encuentra ubicado en la provincia de Deraa (sur), a unos doce kilómetros de la frontera con Jordania y agregando que causó daños parciales en el edificio y puso fuera de circulación el servicio de ambulancias.
Asimismo, ha lamentado que los ataques en el sur de Siria han aumentado en los últimos dos meses, asegurando que los últimos bombardeos llevaron a más de 20.000 personas a huir de la ciudad para intentar refugiarse en un campamento.
"Iba de camino al hospital para ayudar en la recepción de personas heridas por los ataques aéreos", ha relatado un miembro del personal que resultó herido en el ataque.
"Todo sucedió muy rápidamente. Vi lo que parecía una explosión, luego un destello de luz y después perdí el conocimiento durante cinco minutos. Mis colegas me encontraron tendido en el suelo, sangrando, pero lograron arrastrarme hasta dentro del hospital. Sufrí heridas en el brazo y en la pierna a causa de la metralla", ha apuntado.
MSF ha resaltado que el bombardeo supone un golpe para el sistema de atención sanitaria en Siria, indicando que el mismo está "reducido a niveles prácticamente inexistentes desde hace tiempo".
"Mientras el conflicto sirio entra en su sexto año, los bombardeos en el sur de Siria van en aumento, y también lo son víctimas humanas. Una vez más, MSF subraya que el uso de bombardeos indiscriminados tiene un severo impacto en los civiles y las instalaciones médicas", ha dicho.
Por último, ha cifrado en trece los centros de salud del país afectados por las bombas en lo que va de año, por lo que ha puntualizado que esto "confirma que los hospitales y las clínicas ya no son lugares donde los pacientes puedan recuperarse en condiciones de seguridad".
"A la luz de este nuevo incidente, MSF renueva su llamamiento para la protección de la vida civil y el respeto a las estructuras médicas a todas las partes del conflicto, al tiempo que reitera que los ataques a dichas instalaciones constituyen una flagrante violación de las leyes internacionales", ha remachado.