Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mueren dos civiles y doce resultan heridos en un atentado en el norte de Afganistán

Al menos dos civiles han muerto y otros doce han resultado heridos este miércoles en un atentado perpetrado en la localidad afgana de Maimana, capital de la provincia de Faryab (norte), según han informado fuentes oficiales.
Según los datos recogidos por la agencia afgana de noticias Pajhwok, la bomba había sido colocada en una bicicleta que se encontraba estacionada frente a una sucursal del Banco Azizi.
El director de Sanidad Pública de Faryab, Maruf Samar, ha indicado que entre los heridos hay siete menores de edad, agregando que entre los heridos hay uno que se encuentra en estado crítico.
Por su parte, el jefe de la Policía provincial, Aqa Andarabi, ha acudido al hospital para donar sangre tras el incidente. "Los milicianos derraman la sangre de la gente y nosotros la donamos", ha dicho.
Naciones Unidas indicó durante el fin de semana que al menos 3.545 civiles afganos han fallecido y otros 7.457 han resultado heridos como consecuencia de la guerra en el país centroasiático a lo largo de 2015, en lo que se trata de la cifra más alta de víctimas no combatientes desde 2009, el año en que la misión afgana de la ONU comenzó a recabar estos datos, ocho años después del inicio del conflicto.
Estas estimaciones suponen un aumento del cuatro por ciento respecto del año anterior, según el informe de la Misión de Ayuda Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA), que especifica un aumento del 14 por ciento en víctimas infantiles. En el caso de las mujeres, el incremento es mayor: un 34 por ciento de víctimas más desde 2014.
El documento señala como responsables a todas las partes del conflicto, tanto favorables al Gobierno afgano, como insurgentes con los talibán a la cabeza. Las fuerzas insurgentes son las más dañinas para los civiles: se les responsabiliza del 62 por ciento de las víctimas y han incrementado la utilización de las tácticas más dañinas.