Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mueren dos civiles en un ataque talibán con proyectiles en el este de Afganistán

Miembros de la policía afgana inspeccionan el lugar donde hoy, 16 de julio, se registró la explosión de un coche bomba cerca de un convoy policial en el distrito de Gazara, en la provincia de Herat, al oeste de Afganistán. EFEtelecinco.es
Dos civiles murieron y otros cuatro resultaron heridos en un ataque talibán con 15 proyectiles en un núcleo urbano de la provincia afgana de Khost (este), informaron hoy diversas fuentes oficiales.
El suceso, que ocurrió este jueves, fue perpetrado por un grupo de insurgentes que lanzó los proyectiles con el objetivo de atentar contra el centro administrativo de Mossa Khail, pero, según la fuerza de la OTAN, el "fuego indirecto" alcanzó a civiles.
El jefe policial de Khost, Abdul Hakim Ishaqzai, confirmó a la agencia afgana AIP que uno de los misiles de los "opositores del Gobierno" alcanzó un domicilio particular y mató a una mujer y a un niño e hirió a otros cuatro civiles que se encontraban en la casa.
Esa fuente añadió que los demás proyectiles cayeron en el campo y no provocaron daños.
Un portavoz talibán, Zabiullah Mujahid, se atribuyó el ataque y aseguró a AIP que los insurgentes lanzaron 25 misiles y que estos alcanzaron su objetivo, un edificio administrativo del distrito, y causaron daños personales y materiales.
"Una vez más vemos cómo el uso indiscriminado de fuego indirecto en una zona altamente poblada ha matado y herido a varios civiles inocentes", denunció en un comunicado el director del centro de operaciones conjuntas de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF), James Dawkins.
Según la organización militar, los insurgentes han acabado con las vidas de 76 civiles y han herido a otros 147 en las dos últimas semanas.
En el primer semestre del año, un total de 1.074 civiles han perdido la vida víctimas de la guerra afgana, lo que supone un aumento del 1,3 por ciento respecto al mismo período del año anterior, según datos de la organización independiente Afghanistan Rights Monitor (ARM).
La insurgencia talibán, que actúa sobre todo en el arco suroriental afgano, lleva a cabo frecuentes atentados contra las fuerzas de seguridad y las tropas extranjeras, pero a menudo los civiles son víctimas de estos ataques.