Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mueren siete policías y tres civiles en ataques de insurgentes en Afganistán

Dos policías afganos han muerto y otros tres han resultado heridos en un atentado suicida registrado en el sur de Afganistán.  En esa zona otro suicida ha causado la muerte de tres civiles y heridas a quince personas. También hoy otros cinco policías han muerto en un ataque insurgente en una provincia del este del país.
El suicida que mató a dos policías hizo estallar la carga explosiva que llevaba consigo junto a un vehículo policial en el distrito de Gerishk, situado en la provincia sureña de Helmand.
El jefe de Policía del distrito ha dicho ser él mismo el objetivo del ataque y ha relatado que sus guardaespaldas dispararon contra el suicida, pero éste logró detonar los explosivos.
El jefe policial ha resultado ileso porque justo antes de la explosión, según ha declarado, logró entrar en el edificio de la comisaría, donde tiene su despacho.
Ha asegurado que tras lo sucedido las autoridades ordenaron un despliegue de refuerzos en la zona y que éstos lucharon contra los talibanes, a quienes causaron un número indeterminado de bajas.
Otro atentado suicida
El atentado se ha producido por la mañana en el distrito de Spin Boldak, situado en la sureña provincia afgana de Kandahar.
El suicida iba ataviado con un "burqa", prenda de mujer que cubre todo el cuerpo incluida la cara, y se hizo estallar mientras era perseguido por las fuerzas de seguridad, que lo descubrieron cuando aguardaba el paso de un convoy de tropas de la OTAN en el principal mercado del distrito.
Contra un puesto de control
Además, otros cinco policías han muerto y otros siete han resultado heridos durante un ataque talibán contra su puesto de control en la provincia oriental afgana de Kunar, junto a la frontera con Pakistán.
Los insurgentes afganos tienen una mayor presencia en el este y, sobre todo, en el sur, áreas consideradas como los feudos tradicionales de los talibanes.    LA