Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mueren catorce presuntos talibán en una operación de las fuerzas afganas en el norte del país

Las autoridades de Afganistán han anunciado este jueves la muerte de al menos catorce talibán en una operación en el distrito de Dasht-i-Archi, ubicada en la provincia de Kunduz (norte), en medio de las denuncias de la población de víctimas entre la población civil.
El 'número dos' de la Policía provincial, Masum Safi, ha detallado que la operación fue lanzada a primera hora de la mañana y que se ha saldado con un total de 20 heridos, entre ellos dos agentes.
El portavoz de los talibán, Zabiulá Muyahid, ha asegurado que los insurgentes han matado a decenas de miembros de las fuerzas de seguridad y han destruido un total de tres tanques, reconociendo la muerte de dos milicianos.
Por su parte, un residente citado por la agencia afgana de noticias Pajhwok ha relatado que al menos cuatro civiles, entre ellos dos niños, han muerto y otros tres han resultado heridos por el impacto de un proyectil de mortero en su vivienda.
Asimismo, ha relatado que cientos de familias se han visto desplazados a la cercana localidad de Juaja Ghar, situada en la provincia de Tajar, y a la de Imam Sahib, en la provincia de Kunduz.
El distrito de Dasht-i-Archi cayó en manos de los talibán en septiembre de 2015, si bien las fuerzas de seguridad recuperaron su control semanas después. Desde entonces han llevado a cabo operaciones para expulsar a los insurgentes del lugar.
HERIDOS DOS TRABAJADORES DE DESMINADO
Por otra parte, dos trabajadores de desminado han resultado heridos en un ataque ejecutado por los talibán en la localidad de Qalat, capital de la provincia de Zabul, tal y como ha recogido la agencia afgana de noticias Jaama Press.
Una de las víctimas ha relatado que los insurgentes abrieron fuego contra ellos cuando intentaban escapar después de que hombres armados les dieran el alto en la carretera.
"Había dos personas, una con una ametralladora y otra con un kalashnikov, y nos dijeron que paráramos. Mi amigo redujo la velocidad, pero le dije que no parara y que escapáramos. Nos dispararon cuando pasamos a su lado", ha dicho.