Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mueren veintitrés personas en el incendio de un asilo en Rusia

Veintitrés personas han muerto en el incendio declarado en un asilo de ancianos en la república de Komi, en el norte de Rusia, según ha informado un portavoz del comité de investigación de la Fiscalía rusa, a la que el presidente ruso ya ha encargado una investigación concienzuda de lo sucedido.
"Según datos preliminares, murieron al menos 23 personas", ha dicho Vladímir Markin, portavoz del comité. Fuentes independientes citadas por las agencias rusas cifraron en unas 60 las personas que se encontraban en la residencia de la tercera edad en el momento en el que se declaró el incendio. Previamente, el ministerio de Situaciones de Emergencia de Rusia había informado de que tres personas habían sido ya evacuadas, pero que se desconocía el destino de otras 23.
"La llamada de alerta fue hecha por los vecinos de las casas colindantes. Un vecino anciano vio el humo negro y oyó los gritos de ayuda", ha señalado la fuente. Al parecer, ese hombre intentó apagar el incendio por su cuenta, pero no fue capaz, aunque consiguió salvar la vida de tres ancianas. "Como el inmueble es viejo y de madera, el fuego se propagó con inusitada rapidez. Los primeros bomberos llegaron diez minutos después de la llamada de socorro cuando el fuego ya se había propagado por casi todas las habitaciones", añadió.
En estos momentos, los equipos de bomberos aún intentan sofocar el incendio y evitar que se propague a los edificios colindantes.
El presidente ruso, Dmitri Medvédev, ha encargado a la Fiscalía General y al ministerio de Situaciones de Emergencia que investiguen concienzudamente las causas del fuego. Medvédev también ha encargado al gobernador de Komi, Vladímir Torpolov, que ofrezca a los damnificados y sus familiares la asistencia necesaria.
En dos incendios similares ocurridos en 2007, un total de 93 ancianos murieron en residencias de la tercera edad de la regiones de Krasnodar y Tula. Y miles de personas mueren en Rusia cada año en incendios causados, en su mayoría, por fallos eléctricos, a lo que suma el gran número de construcciones de madera que existen en este país.
MV