Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mursi asegura que está al frente de la 'Operación Águila' y que supervisa los acontecimientos cada hora

El presidente de Egipto, Mohamed Mursi, ha asegurado este viernes que está al frente de la 'Operación Águila', lanzada en la madrugada del miércoles con el objetivo de asegurar puntos vitales de la península del Sinaí ante los últimos ataques por parte de grupos armados --uno de los cuales causó la muerte a 16 agentes de Policía egipcios en una comisaría ubicada cerca de la frontera entre Egipto e Israel--, y que está siguiendo los acontecimientos cada hora.
Asimismo, ha subrayado que la operación militar continuará hasta que se asegure la estabilidad en la zona, al tiempo que ha solicitado a la población que haga frente a todo aquel que intente dañar la seguridad nacional, según ha informado el diario egipcio 'Al Ahram'.
En este sentido, ha manifestado que debe existir un respeto mutuo entre los ciudadanos y las fuerzas de seguridad. "Si alguno de ellos lo infringe (este respeto), le castigaré. La justicia es mi responsabilidad", ha valorado. "Pedimos seguridad a las fuerzas de seguridad porque esa es su responsabilidad", ha agregado Mursi.
"La seguridad no será alcanzada sin justicia y ninguna de ellas puede durar muchas sin desarrollo y trabajo continuo. Nadie debe ser oprimido bajo mi mandato, y la ley está sobre todo lo demás. No debería haber redadas, corrupción o asaltos contra las personas o las instalaciones, especialmente las de agua y electricidad, ni contra los lugares de rezo", ha apostillado.
Por otra parte, una fuente militar ha señalado que las Fuerzas Armadas y la Policía están preparando una operación conjunta en Gabal al Halal, en la península del Sinaí, para expulsar de la zona a los hombres armados que han tomado posiciones allí.
El miércoles, las Fuerzas Armadas egipcias aseguraron que no detendrán la operación "hasta que se aplaste toda actividad terrorista y criminal" en la zona, según fuentes militares. "Los líderes de los aparatos de seguridad han formado un comité para ejecutar y supervisar la operación", agregaron.
A última hora este mismo jueves, el Gobierno israelí acordó permitir a Egipto el uso de helicópteros de ataque en la península del Sinaí, algo inédito desde la firma del tratado de paz entre ambos en 1979. Los Acuerdos de Camp David prohíben a Egipto desplegar a sus Fuerzas Armadas o armamento pesado en las regiones norte y este de la península.
Los ministros israelíes autorizaron la petición mediante una conversación telefónica que tuvo como principal objetivo acelerar trámites. La medida tiene efecto retroactivo, por lo que da el visto bueno al despliegue aéreo realizado en los últimos días por parte de Egipto. El único matiz que aparentemente impone Israel es que los helicópteros deben ser usados en acciones "específicas" y no de forma constante.