Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Musharraf expresa su apoyo a los llamamientos a un cambio de Gobierno en el país

El expresidente paquistaní Pervez Musharraf ha expresado este martes su apoyo a las manifestaciones en favor del "cambio" en el Gobierno de Pakistán, afirmando que nunca ha visto protestas tan masivas y continuadas en el tiempo como las que tienen lugar en la actualidad en la capital, Islamabad.
"Tahirul Qadri está pidiendo cambio. Imran Jan pide que se auditen los votos y unas elecciones libres", ha dicho, en una entrevista concedida a una cadena de televisión privada del país. "Creo que unas elecciones no son posibles en la actualidad", ha agregado.
"No hay duda alguna de que las elecciones (de 2013) estuvieron amañadas. La gente saldrá a las calles si no hay justicia ni se mejoran sus condiciones de vida", ha manifestado, recalcando que "la gente pide un cambio".
Por otra parte, ha dicho que "mientras que el Ejército juegue su papel de estabilizar el país, no hay posibilidad de que éste se rompa". "Nadie debe dudar de la capacidad del Ejército para defender el país y mantenerlo unido", ha valorado.
Así, ha sostenido que la corrupción, el nepotismo, el terrorismo, la caída de la economía y la falta de acceso a la justicia son algunos de los problemas que afectan al país, tal y como ha recogido el diario paquistaní 'Dawn'.
"No ha habido nunca antes protestas como estas, durante tanto tiempo y con tanto vigor. El público ejerce su derecho democrático a manifestarse. Sus demandas no están siendo satisfechas, por lo que hay una movilización democrática", ha valorado.
"Creo firmemente en la democracia, la verdadera democracia. Esto no es verdadera democracia. La democracia real depende de cómo te comportes una vez seas elegido", ha remachado.
Musharraf llegó al poder en 1999 tras un golpe de estado contra Nawaz Sharif --que en la actualidad ocupa el cargo de primer ministro--, y dimitió en 2008, tras lo que marchó a Dubai y Londres en un exilio autoimpuesto.
En marzo de 2013 regresó al país con el objetivo de liderar a su partido en las elecciones legislativas, pero un tribunal le descalificó de la carrera electoral y quedó expuesto a una batería de cargos en su contra por sus acciones mientras estuvo en el poder.
Musharraf declaró el estado de emergencia en noviembre de 2007, suspendió la Constitución y expulsó de sus cargos a los magistrados del Supremo que consideraron ilegal esta decisión. De ser declarado culpable, podría ser condenado a muerte o a cadena perpetua.
El exmandatario, que está en libertad bajo fianza por otros cuatro casos por delitos criminales, entre ellos el que le relaciona con el asesinato de la exprimera ministra Benazir Bhutto, también en 2007, argumenta que las acusaciones tienen motivación política.