Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nasralá acusa a Arabia Saudí de bloquear una solución política al conflicto en Siria

Se muestra dispuesto a reunirse con Hariri "en caso de que el diálogo entre ambos partidos lo requiera"
El secretario general del partido-milicia chií libanés Hezbolá, Hasán Nasralá, ha acusado este lunes a Arabia Saudí de bloquear una solución política al conflicto en Siria, rechazando además que la formación se vaya a retirar del país a raíz del repliegue de Rusia.
"La solución política no debe ser impuesta a los sirios por las fuerzas extranjeras. Los turcos podrían ser más realistas que los saudíes sobre las condiciones previas de la salida del presidente (sirio, Bashar) Al Assad (del poder)", ha dicho.
Así, ha asegurado que la presencia de Hezbolá en Siria "está vinculada a un objetivo", asegurando que el mismo "es evitar que Siria caiga en manos del Estado Islámico, el Frente al Nusra y otros grupos 'takfiris'".
"Fuimos allí con este objetivo, y mientras este objetivo nos necesite, allí estaremos", ha subrayado, según ha informado el diario local 'An Nahar'. En este sentido, Nasralá ha dicho que Hezbolá "podría enviar más fuerzas", si bien ha matizado que "no busca una solución militar".
El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, ha reconocido este mismo lunes su frustración por la lentitud de las conversaciones de paz que tienen lugar en Ginebra.
De Mistura ha advertido de que, si no se inicia un diálogo sobre la transición política, será difícil que se mantenga el actual alto el fuego y el reparto de ayuda en el país, tras más de cinco años de conflicto.
"HEZBOLÁ PUEDE ATACAR OBJETIVOS NUCLEARES EN ISRAEL"
Por otra parte, ha descartado un ataque inminente por parte de Israel, al tiempo que ha advertido de que el partido-milicia puede atacar objetivos nucleares y biológicos en el país vecino.
"Descarto un ataque israelí o una guerra contra Líbano en el futuro próximo", ha predicho, argumentando que "cualquier guerra de Israel contra Líbano sería una aventura mal calculada".
"No nos ceñiremos a ninguna restricción o 'líneas rojas' en el caso de una guerra contra Líbano", ha amenazado, revelando que cuenta con "una lista completa de objetivos en la Palestina ocupada, incluyendo reactores nucleares y centros de investigación biológica".
Nasralá ha indicado así que "algunos piensan que Hezbolá está preocupado por Siria, pero tenemos un equipo dedicado al problema israelí y a todo lo que dicen los israelíes".
"Si alguien en la entidad enemiga --en referencia a Israel-- piensa en lanzar una operación militar limitada, les digo que están equivocados. No permitiremos a los israelíes imponer una nueva ecuación", ha advertido.
VACÍO PRESIDENCIAL
En otro orden de cosas, se ha mostrado dispuesto a reunirse con el exprimer ministro y líder del Movimiento Al Mustaqbal, Saad Hariri, "en caso de que el diálogo entre ambos partidos lo requiera".
"Nuestros representantes se están reuniendo y discutiendo todos los asuntos. Las cosas están estancadas respecto a la Presidencia y la ley electoral", ha lamentado.
En este sentido, ha acusado a las Fuerzas Libanesas de intentar generar una disputa entre Hezbolá y el Movimiento Patriótico Libre (FPM), cuyo líder, Michel Aoun, es el candidato a la Presidencia respaldado por el partido-milicia.
"Si acudimos al Parlamento, sabemos que Aoun no será elegido", ha dicho, rechazando los llamamientos de las Fuerzas Libanesas en este sentido. "Mientras Aoun diga que es candidato, le apoyaremos", ha subrayado.
Sin embargo, ha reconocido que el líder del Movimiento Marada --miembro del Movimiento 8 de Marzo, al igual que Hezbolá y el FPM--, Suleiman Franjieh--, es un candidato "preparado para ser Presidente".
Hariri respaldó a finales de 2015 a Franjieh, lo que fue rechazado por los principales partidos cristianos del país, que han respaldado mayoritariamente la candidatura de Aoun.
El presidente del Parlamento de Líbano, Nabih Berri, ha aplazado hasta el 23 de marzo de las elecciones presidenciales, sin que por el momento en ninguna de las 36 sesiones celebradas a tal fin se haya alcanzado el quorum necesario para votar.
La incapacidad de los partidos políticos a la hora de elegir a un nuevo presidente después del fin del mandato de Michel Suleiman el 25 de mayo de 2014 ha llevado al país a sufrir el vacío presidencial más largo en su historia.