Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Netanyahu y Abdalá de Jordania perfilan una salida diplomática a la crisis de la Explanada de las Mezquitas

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y el rey Abdalá de Jordania han mantenido este lunes una conversación telefónica en la que, según fuentes israelíes, podrían haber ultimado los detalles de un acuerdo para resolver la crisis de la Explanada de las Mezquitas y de la muerte de dos jordanos por disparos de un agente de seguridad de la Embajada israelí en Amán.
El acuerdo, según la prensa israelí, contemplaría la retirada de los arcos detectores de metal de los accesos a la Explanada de las Mezquitas como demandan los palestinos y sus aliados musulmanes a cambio de que Jordania permita la salida del país del agente de seguridad israelí.
"Los detectores de metal serían retirados y el agente de seguridad volvería", ha informado la televisión israelí Channel 2. La oficina del primer ministro israelí ha desmentido que Amán haya exigido la retirada de los detectores de metal a cambio de la salida del agente.
El objetivo sería lograr un acuerdo antes de las oraciones del viernes, día sagrado para los musulmanes, ya que por ahora los musulmanes rezan en las inmediaciones de la Explanada y se niegan a someterse a los controles de metales israelíes.
Este mismo lunes ha viajado a Amán el jefe de los servicios secretos israelíes, el Shin Bet, Nadav Argaman, para reunirse con las autoridades jordanas e intentar solventar la crisis diplomática. También ha estado en Israel y Jordania Jason Greenblatt, el enviado especial para Oriente Próximo del presidente estadounidense, Donald Trump.
El domingo un agente de seguridad israelí que hacía guardia en la Embajada israelí en Amán mató a tiros a dos jordanos. Uno de ellos, de 17 años, previamente le había clavado en dos ocasiones un atornillador.
Por el momento se desconocen los motivos del incidente, pero podría tener que ver con la espiral de protestas y violencia desatada tras la decisión israelí de restringir el acceso a la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén.
Las protestas en Jerusalén Este y el resto de Cisjordania han dejado en la última semana un saldo de al menos tres palestinos muertos y más de 500 heridos en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad israelíes, a lo que hay que añadir tres colonos israelíes asesinados en su casa en Cisjordania por un palestino de 19 años que intentaba vengar el cierre de la Mezquita de Al Aqsa, en la Explanada, según escribió en su cuenta de Facebook.
Las autoridades israelíes cerraron el acceso a la Explanada de las Mezquitas el 14 de julio después del asesinato de dos policías a manos de tres terroristas árabe-israelíes y, aunque ha reabierto paulatinamente el paso con detectores de metales en la entrada, las medidas de seguridad son estrictas y ningún musulmán menor de 50 años puede acceder al sitio, tercer lugar sagrado de los musulmanes.