Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Netanyahu rechaza el ultimátum de Francia a las negociaciones de paz en Oriente Próximo

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, ha descartado la propuesta formulada el viernes por el ministro de Exteriores francés, Laurent Fabius, para convocar una reunión internacional sobre Oriente Próximo ante la incapacidad de israelíes y palestinos para alcanzar un acuerdo, e incluso declarar en nombre de Francia el reconocimiento del estado palestino si dicho encuentro fracasara.
Para Netanyahu, la propuesta es una exageración que incluye una amenaza velada por parte del Gobierno de París. "Básicamente nos dice que si (la reunión) no tiene éxito, adoptarán en gran medida la posición de los palestinos" lo que, a su juicio, "terminará dando a los palestinos una excusa para que no acudan al encuentro".
"La esencia de las negociaciones es el mutuo acuerdo y la iniciativa francesa, tal y como ha sido descrita, otorga precisamente a los palestinos un motivo para no aceptarlo", añadió el primer ministro israelí en declaraciones a su Consejo de Ministros recogidas por el diario israelí 'The Jerusalem Post'.
Así, Netanyahu reiteró la misma postura sobre las negociaciones de paz que ha expresado durante años. "Estamos preparados para entrar en negociaciones directas, sin condiciones ni términos previamente dictados", ha hecho saber.
La Asamblea General de Naciones Unidas aprobó en 2012 la consideración de Palestina como Estado observador, pero pocos países occidentales han avanzado hacia el reconocimiento. En la UE, tan solo Suecia ha dado este paso, criticado abiertamente por Israel.
En otros países europeos, en cambio, se ha optado por iniciativas políticas de menor implicación. La Asamblea Nacional francesa pidió en diciembre de 2012 al Gobierno que reconociese a Palestina, si bien se trató de un texto no vinculante similar al que también se ha adoptado en Reino Unido o España.