Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Noruega ofrece a acoger a 1.500 refugiados de Italia y Grecia y a 3.000 sirios de la región

Juncker insta a los Estados miembro a "seguir el modelo noruego"
La primera ministra noruega, Erna Solberg, ha explicado que Noruega ha ofrecido acoger a 1.500 refugiados de Grecia e Italia en el marco del sistema de relocalización por cuotas acordado en la UE en los próximos dos años y a reasentar a 3.000 refugiados sirios, incluido de Turquía.
"En 2016 Noruega ofrece reasentar a 3.000 sirios desplazados, incluidos refugiados sirios de Turquía. Además, hemos ofrecido relocalizar a 1.500 personas en un periodo de dos años en conexión con el esquema de inmigración de la UE", ha explicado Solberg en una comparecencia ante la prensa con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, tras el encuentro que han mantenido en Bruselas, centrado en la crisis de refugiados.
Noruega también ofrecerá otro barco seis meses para las actividades de Frontex en el Mediterráneo tras admitir "grave preocupación" por el "gran número de inmigrantes que arriesgan sus vidas" para venir a Europa, ha explicado Solberg, que asimismo ha puesto en valor la ayuda de 1.100 millones de euros que Noruega ha comprometido para los refugiados sirios.
"Todos sabemos que el mayor desafío a la cooperación europea hoy es la inmigración y necesitamos soluciones comunes a este desafío común. Junto con sus socios europeos, Noruega hará su parte para encontrar soluciones adecuadas a la inmigración", ha dicho la primera ministra noruega.
El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha agradecido a Noruega por estar "lista para participar en el programa de relocalización europea" que han cuestionado especialmente los países del este de Europa y ha instado a los Estados miembros "a seguir el ejemplo noruego", al tiempo que ha defendido que "la única respuesta" posible a la crisis de refugiados es "un enfoque europeo" y las soluciones nacionales "no son la mejor manera de hacer frente a este problema".