Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nuevas protestas en Corea del Sur contra el acuerdo con Japón sobre esclavas sexuales

Numerosos jóvenes se han manifestado en las calles de Seúl este sábado para protestar contra el reciente acuerdo entre Corea del Sur y Japón destinado a resolver el crimen de guerra cometido contra las mujeres coreanas forzadas a la esclavitud sexual por el Ejército japonés durante la primera mitad del siglo XX, según ha informado la agencia de noticias surcoreana Yonhap.
Más de 30 activistas provenientes de todo el país han ofrecido una rueda de prensa frente a la sede del Gobierno en Seúl en la que han calificado el acuerdo de "humillante". Además, los activistas han exigido que Japón pague una compensación legal a las víctimas, edifique un monumento en su honor e incluyan el suceso en sus registros históricos.
En otra rueda de prensa, que ha tenido lugar de manera independiente frente a la Embajada japonesa en Seúl, un grupo de estudiantes universitarios han acusado a la Policía de hacer uso de la violencia durante las detenciones que se produjeron en una protesta sorpresa que habían llevado a cabo cerca del edificio donde la Embajada nipona se había ubicado de manera temporal.
"Las acciones de la Policía reflejan la misma violencia que la reunión entre los ministros de Exteriores de Japón y Corea del Sur en la que intentaron borrar de la historia a las 'mujeres de confort'", han declarado en referencia al eufemismo utilizado para denominar a las víctimas.
Este acuerdo, que se firmó el pasado 28 de diciembre, ha provocado una serie de protestas públicas por parte de las víctimas y sus partidarios, quienes denuncian que Japón se ha llevado la mejor parte del trato al obtener la promesa de Seúl de terminar con la discordia si Tokio cumple con los requisitos estipulados.
Dichos requisitos incluyen una compensación económica de más de 7 millones y medio de euros para las 46 víctimas supervivientes y una disculpa pública del Gobierno nipón por su responsabilidad en el crimen.
Dos de las víctimas, de 89 y 87 años de edad respectivamente, han confirmado su asistencia a una de las manifestaciones que se celebrarán este sábado para pedir que el acuerdo sea anulado.
Los historiadores estiman que más de 200.000 mujeres, la mayoría de ellas coreanas, fueron forzadas a trabajar en burdeles del Ejército japonés. Corea estuvo bajo control colonial japonés durante el periodo comprendido entre 1910 y 1945.