Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

OLP asegura que la decisión de Israel sólo reafirma su "falta de compromiso" para lograr un acuerdo de paz

El miembro del Comité Ejecutivo de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) Hanan Ashrawi ha asegurado que la decisión del Gobierno de Israel de suspender las conversaciones de paz "sólo reafirma" su "falta de compromiso" para lograr un acuerdo "justo" basado en la solución de dos estados.
"El anuncio del primer ministro Netanyahu de finalizar las negociaciones sólo reafirma su falta de compromiso con un acuerdo justo y la solución de dos estados", ha afirmado Ashrawi, en un comunicado, en el que ha subrayado que ese compromiso por la paz conlleva que Israel "respete el derecho internacional" y ponga fin a su "ocupación ilegal" de los territorios palestinos". "La decisión israelí de retirarse de las conversaciones es flagrantemente hipócrita", ha apostillado.
El dirigente de la OLP ha afirmado que el acuerdo de reconciliación nacional entre Hamás y Al Fatá es "un paso" e la dirección que "merece" el pueblo palestino, que es "democrático, plural e integrador". "Este es un paso legítimo y legal que pone a todos los palestinos bajo el mismo paraguas político", ha afirmado. "Para Netanyahu y su gobierno extremista de coalición, la unidad palestina es una amenaza porque e un paso que nos acerca a una indepencia y una libertad no alcanzadas", ha asegurado.
Ashrawi ha acusado al Gobierno de Netanyahu de haber estado intentando "sabotear persistentemente" las conversaciones de paz desde su inicio por medio de la negativa a cumplir sus propios "compromisos", especialmente la liberación del "último grupo de prisioneros palestinos" y con la "escalada sin precedentes" en el "asesinato de palestinos", la "construcción de asentamientos", las "demoliciones de casas" y el "asedio" sobre Gaza y Jerusalén Oriental.
"Intentar culpar al presidente (palestino, Mahmud) Abbas de la decisión de Israel de detener las negociaciones es simplemente una excusa absurda para un Gobierno que sitúa los asentamientos y la expansión colonial como prioridades por encima de la paz", ha dicho.
"La OLP continúa siendo el único representante legítimo del pueblo palestino", ha afirmado, antes de explicar que el nuevo ejecutivo será un gobierno de transición para preparar las próximas elecciones. "Reafirmamos que la reconciliación nacional y las negociaciones no son mutuamente excluyentes pero son pasos obligatorio para lograr una paz justa y duradera sobre la base del derecho internacional", ha explicado.
Por último, ha querido dejar claro que los "términos" del acuerdo de "reconciliación nacional" son "claros": "Palestina cumple sus compromisos, respeta el derecho internacional y continúa con sus resistencia no violenta contra la ocupación israelí".