Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU asegura que el Gobierno mexicano falló en la aplicación de los protocolos para buscar a los normalistas

El representante en México del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos dice que los resultados de las fosas comunes no son creíbles
El representante en México del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Jesús Peña Palacios, ha denunciado ante el Congreso mexicano que el Gobierno no aplicó los protocolos ni siguió los pasos adecuados en la investigación de la desaparición de los 43 estudiantes normalistas desaparecidos en Iguala, estado de Guerrero.
Según ha dicho, en las primeras 72 horas tras los enfrenamientos entre la Policía y los estudiantes --el pasado 26 de septiembre-- las autoridades tenían todos los elementos necesarios para investigar y acreditar la "desaparición forzosa" de los jóvenes, pero ha asegurado que el Ejecutivo no aplicó los protocolos para su búsqueda, según ha publicado el diario mexicano 'La Jornada'.
Durante una reunión privada con la Comisión especial de la cámara que investiga el asesinato y desaparición de los normalistas, ha explicado que para determinar la desaparición forzada se deben cumplir tres elementos: la privación de la libertad, que ésta ocurra a manos de una autoridad --en este caso se apunta directamente a la Policía Municipal de Iguala--, y no dar a conocer el paradero de las víctimas. Puntos que se conocían en los primero tres días.
En la misma línea, Peña ha dicho que esos protocolos internacionales tampoco se siguieron durante la exhumación de los cuerpos encontrados en diferentes fosas comunes, por lo que ha asegurado que los resultados que se obtengan de los estudios de ADN y de otras investigaciones no serán creíbles.
Una idea que comparten los familiares de los jóvenes desaparecidos que, en varias ocasiones, han declarado que solo se fiarán de las conclusiones de los estudios de un grupo de forenses argentinos que ellos mismos llamaron y que están analizando muestras de los restos en un laboratorio de Estados Unidos. Los últimos resultados de la Policía mexicana afirmaban que los 28 cuerpos calcinados y mutilados de las primeras fosas no se correspondían con los desaparecidos.
"GRAVE VIOLACIÓN DE DERECHOS HUMANOS"
Peña ha denunciado ante los diputados mexicanos que en el caso de la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa se ha incurrido en "una grave violación de los Derechos Humanos". Por ello, ha recomendado a la comisión que investigue por qué el Ejército y la Policía Estatal no defendieron a los jóvenes.
Los familiares de los desaparecidos han manifestado una vez más su descontento por el desarrollo de las investigaciones que hasta el momento no han conseguido ninguna pista sobre el paradero de sus hijos.
El presidente de la sociedad estudiantil de la Normal de Ayotzinapa, Pedro David García López, ha pedido que se encuentre a sus compañeros. "No importa que haya 100 líneas de investigación, sino que exista una que consiga dar con nuestros compañeros", ha dicho. Por su parte, el abogado De la Cruz Sandoval ha puntualizado: "No confiamos en la Policía Estatal. Estamos intentando confiar en el Gobierno pero los resultados que nos arrojan no nos satisfacen. Los padres tienen la seguridad de que los muchachos están vivos". "No nos dejamos llevar por los medios de información que anuncian que los quemaron o que están muertos", ha explicado.