Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU avisa de que urge actuar en Libia pero deja en manos de los Gobiernos de la UE de decidir sanciones

Kobler avisa que "el tren no puede esperar" en Libia
El enviado especial de la ONU en Libia, el diplomático alemán Martin Kobler, ha reconocido la urgencia de actuar en Libia para lograr que la Cámara de Representantes de Tobruk apruebe "lo antes posible" el Gobierno de unidad nacional en Libia pero ha dejado en manos de los Veintiocho decidir si avanzan o no con sanciones contra quienes están poniendo trabas a la constitución del mismo.
"No daré ninguna recomendación sobre sanciones sí o no. Simplemente informaré de los hechos sobre el terreno", ha explicado el diplomático alemán en declaraciones a la prensa a su llegada al almuerzo con los ministros de Exteriores de la UE para discutir la crisis libia.
Kobler ha recordado que "la cuestión de las sanciones no está en la agenda de la ONU" aunque ha reconocido que "sin embargo hay una necesidad inmediata para actuar".
"La Cámara de Representantes de Tobruk tiene que decidir lo antes posible dar el respaldo formal al Gobierno de unidad nacional", ha recalcado, tras lamentar que el Parlamento reconocido internacionalmente de Libia no votara su visto bueno al Gobierno unitario el 22 de febrero a pesar de que "la mayoría estaba ahí".
"Más de 100 miembros (diputados) firmaron que estaban ahí y que querían votar. Este voto no tuvo lugar", ha lamentado, insistiendo en que el Parlamento reconocido internacionalmente "sigue siendo el órgano institucional que debe respaldar formalmente al Gobierno". "Esto es muy importante", ha incidido.
Pero ha dejado claro que "el tren no puede esperar" a la luz de la situación en el país, motivo por el cuál decidió convocar los días 10 y 11 de febrero una reunión del Diálogo Político libio, que emitió un comunicado "muy claro" reclamando que el Consejo Presidencial se despliegue en Trípoli "lo antes posible" una vez que haya seguridad "sobre el terreno, para organizar una transferencia de poder inmediata, ordenada y pacífica".
Kobler ha avisado de que la situación en Libia "puede compararse con una ambulancia que avanza con conductor sin licencia". "Pero la ambulancia debe avanzar. La situación es difícil. Hay amenazas de terrorismo, hay una situación económica y social penosa en todo el país. Y es muy importante entrar en una nueva fase", ha concluido.
Los ministros de Asuntos Exteriores de la UE darán luz verde este lunes a avanzar con sanciones contra dirigentes libios que perjudican la formación de un Gobierno de unidad nacional, según han explicado varias fuentes diplomáticas, que se han mostrado convencidas de que se superarán las reservas de Grecia, Chipre y Malta para ello. Si hay "acuerdo político" de los Veintiocho las sanciones se aprobarían más adelante una vez estuvieran listos los textos jurídicos "en el momento oportuno".
En este caso, la UE avanzaría para congelar los activos financieros y restringir la entrada a la UE del presidente y el primer ministro del Gobierno rebelde de Trípoli, Nuri Abusahmani y Jalifa Al Ghwell, respectivamente, y el presidente de la Cámara de Representantes de Tobruk, Aguila Saleh, quien ya rechazó la primera lista de 32 miembros del Gobierno de unidad nacional auspiciado por la ONU y encabezado por el primer ministro designado, Fayez Serraj, según varias fuentes diplomáticas.