Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU denuncia que todas las partes en conflicto en Sudán del Sur cometieron violaciones de los DDHH

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OHCHR) ha denunciado este jueves que todas las partes del conflicto de Sudán del Sur han cometido abusos y violaciones graves, entre ellos ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzosas y uso de esclavas sexuales.
El documento publicado por el organismo y la Misión de Naciones Unidas en Sudán del Sur (UNMISS), señala que muy pocos lugares de las áreas en conflicto se pueden considerar seguros, puesto que las partes enfrentadas atacan deliberadamente los sitios tradicionalmente respetados, como templos, hospitales e instalaciones de la ONU.
Así, advierte de que desde mediados de 2015 ha surgido un nuevo patrón en el que pueblos enteros son incendiados, las cosechas son destruidas y el ganado es saqueado.
"Hay señales de que podría tratarse de una estrategia deliberada del gobierno o del Ejército Popular de Liberación de Sudán (SPLA) para privar a los civiles de sus medios de vida y obligarlos a desplazarse", resalta.
La ONU ha informado además de al menos 280 casos de violencia sexual y el reclutamiento de unos 15.000 niños soldados, principalmente por las fuerzas de oposición, aunque también por otras partes.
El informe ha lamentado que, a pesar de estas atrocidades, no existen mecanismos en vigor para impedir la impunidad, resaltando la importancia de que se rindan cuentas durante el proceso de paz.
"Llegó el momento de poner fin al ciclo de impunidad que ha permitido estas violaciones de las garantías fundamentales y de dirigirnos hacia un futuro de paz sostenible para todos los sursudaneses", ha dicho la jefa de la UNMISS, Ellen Margrethe Loej, tras la publicación del informe.
Por su parte, el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Hussein, ha subrayado que "los constantes ataques contra mujeres, las violaciones, la esclavitud y el asesinato de inocentes, el reclutamiento de miles de niños soldado (...) son prácticas aborrecibles que deben terminar".
"La rendición de cuentas y la justicia suenan como palabras vacías en un ambiente tan desalentador, pero son esenciales si Sudán del Sur quiere superar este terrible periodo", ha manifestado.
"Los esfuerzos de paz regionales e internacionales existentes ofrecen algo de esperanza de que este perpetuo círculo de derramamiento de sangre y miseria puede terminar", ha dicho, pidiendo a todas las partes que "negocien de buena fe".
Sudán del Sur, que obtuvo la independencia en el año 2009, se vio arrastrado al conflicto en diciembre de 2013 debido a las disputas entre el presidente, Salva Kiir, y su exvicepresidente, Riek Machar.
Desde entonces, miles de personas han muerto, 2,4 millones han sido desplazadas --650.000 de las cuales se han refugiado en el extranjero--, y cerca de 4,6 millones se encuentran en situación de inseguridad alimentaria.