Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU advierte de que Haití no puede permitirse una crisis política prolongada

La representante especial de Naciones Unidas para Haití, Sandra Honoré, ha advertido este jueves de que el país no puede permitirse una crisis política prolongada, recalcando que estarían en riesgo los avances logrados en los últimos años.
Honoré, jefa de la Misión de Estabilización de la ONU para Haití (MINUSTAH) ha explicado que, pese a la interrupción del proceso electoral de 2015, el Parlamento había retomado sus funciones en enero, tras un año de parón.
En su informe ante el Consejo de Seguridad de la ONU, la representante especial ha recalcado que todos los actores políticos del país están atentos a la aplicación del acuerdo alcanzado en febrero para crear un gobierno provisional que se encargue de celebrar las elecciones.
"Los haitianos quieren la misma cosa que los pueblos de todos los países del mundo: quieren poder vivir con la posibilidad de la esperanza de que su vida sea mejor", ha remachado.
Haití tenía que haber celebrado la segunda vuelta de los comicios el 27 de diciembre, pero lo ha retrasado indefinidamente ante la negativa del candidato opositor, Jude Celestin, a participar por supuesto fraude en la primera vuelta.
En febrero, el entonces presidente saliente, Michel Martelly, constató con su firma el acuerdo de transición política para Haití como paso para sacar al empobrecido país de la asfixiante crisis política en la que se encontraba.
Tras ello, el Parlamento nombró como presidente en funciones a Jocelerme Privert, quien estará en el puesto hasta el 14 de mayo, esto es, diez días después de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en el país caribeño.