Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU advierte de que 300.000 sirios podrían quedar cercados por el régimen en Alepo

La Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) ha advertido de que hasta 300.000 personas podrían quedar atrapadas en la ciudad de Alepo si las fuerzas leales al régimen sirio logran cercar las partes controladas por las fuerzas rebeldes.
Las fuerzas de Bashar al Assad, apoyadas desde el aire por Rusia, han lanzado una gran ofensiva en las zonas aledañas a Alepo, que durante los últimos años ha permanecido dividida en zonas 'assadistas' y rebeldes. La operación ya ha provocado el éxodo de decenas de miles de personas hacia la frontera turca.
La OCHA ha asegurado en un boletín que si el Gobierno sirio y sus "aliados" logran cortar todos los accesos a Alepo, "hasta 300.000 personas" que aún residen en la ciudad se quedarían sin suministro fluido de ayuda humanitaria. Además, las autoridades locales calculan que entre 100.000 y 150.000 civiles podrían terminar huyendo.
El Programa Mundial de Alimentos (PMA) ha comenzado a repartir comida precisamente entre estos desplazados. La ayuda ha sido enviada desde Turquía hasta la localidad siria de Azaz, ubicada a 30 kilómetros de Alepo-- y convertida en refugio seguro antes de acceder al paso fronterizo de Bab Al Salam.
La agencia internacional prevé seguir con el reparto en los próximos días para atender las "necesidades urgentes" de otras 21.000 personas. Actualmente, según Naciones Unidas "más de 30.000 personas están en movimiento" en la zona.
El director del PMA en Siria, Jakob Kern, ha explicado que la situación "es muy volátil" y se ha mostrado "extremadamente preocupado" por el corte de las rutas de suministro desde el norte hasta el este de Alepo y en las "zonas circundantes".
"Estamos haciendo todo lo posible para proporcionar suficiente comida para todos los que la necesitan, llevándola desde Turquía a través del cruce fronterizo que permanece abierto", ha subrayado Kern, que ha instado a todas las partes en conflicto a facilitar "el acceso sin trabas" a las comunidades asediadas.