Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU cifra en 28 los civiles muertos en Libia en lo que va de año a causa del conflicto

La Misión de Apoyo de Naciones Unidas en Libia (UNSMIL) ha afirmado este miércoles que 28 civiles, entre ellos cinco niños, han muerto en lo que va de año a causa de las hostilidades en el país norteafricano.
En su comunicado, ha detallado que los muertos son 23 adultos --17 hombres y seis mujeres-- y cinco niños, agregando que otras 38 personas --siete niños y 31 adultos-- han resultado heridas en este periodo de tiempo.
La UNSMIL ha apuntado que la mayoría de las víctimas han sido provocadas por proyectiles, incluidos morteros y artillería, con 16 muertos y 26 heridos, seguidos de los tiroteos, con seis muertos y diez heridos; los explosivos, con cuatro muertos y un herido; los bombardeos, con dos muertos; y los atentados suicidas, con un herido.
Asimismo, ha dicho que la ciudad más mortífera es Benghazi, con catorce muertos; seguida de Ajdabiya, con seis; Derna, con tres; Sahba, con dos; y Trípoli, Tobruk y Al Marj, con uno.
La misión ha destacado que el balance no incluye la muerte de dos diplomáticos serbios a causa de un bombardeo estadounidense en Sabraza (noroeste), argumentando que aún no está claro cómo murieron.
Por su parte, el jefe de la UNSMIL, Martin Kobler, ha subrayado que el proceso de transición democrática sigue en marcha, si bien ha lamentado que "continúe en una situación precaria".
"Es imperativo que los actores políticos libios asuman sus responsabilidades para servir al mejor interés del pueblo y poner fin al sufrimiento humano. La mayoría abrumadora de los libios está a favor de un acuerdo político", ha dicho.
En su comparecencia ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, Kobler ha explicado que el vacío político y de seguridad está siendo aprovechado por el grupo yihadista Estado Islámico, agregando que la lucha contra la formación "sólo será sostenible si se realiza desde la unidad nacional".
Por último, ha alertado de que 2,4 millones de personas --sobre un total de seis millones de habitantes-- necesitan ayuda humanitaria, añadiendo que casi la mitad de la población vive en inseguridad alimentaria y el 40 por ciento de las instalaciones médicas no funcionan.