Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU se ofrece para colaborar en un eventual proceso de paz con las guerrillas

El Alto Comisionado de Naciones Unidas en Colombia, Tod Howland, ha ofrecido este lunes la colaboración de la organización internacional en un eventual proceso de paz entre el Gobierno y las guerrillas que operan en el país iberoamericano.
"Naciones Unidas siempre está dispuesta a ayudar en cualquier proceso de paz. Estamos aquí para mejorar la situación de los Derechos Humanos", ha dicho Howland, en declaraciones recogidas por RCN Radio.
Si bien, ha apuntado que para garantizar el éxito de las negociaciones sería necesario acordar un alto el fuego para "generar confianza". "Nuestra experiencia global nos indica que los procesos de paz funcionan mejor cuando cesan los hostigamientos, de lo contrario, habrá complicaciones", ha sostenido.
En la misma línea, el Alto Comisionado ha recomendado que en la mesa de negociaciones se incluyan la reparación de las víctimas y la aclaración de los hechos, ya que se trata de un conflicto que dura ya más de medio siglo y en el que se han producido numerosas violaciones de los Derechos Humanos.
El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, ha confirmado este lunes en una rueda de prensa que su Gobierno ha mantenido "conversaciones exploratorias" con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) "para buscar el fin del conflicto".
Aunque ha reconocido los contactos con las FARC, el mandatario no ha confirmado la existencia de un acuerdo entre el Gobierno y la guerrilla para iniciar un diálogo de paz el próximo 5 de octubre en Oslo, tal y como ha revelado este lunes la cadena TeleSur.
El ex presidente Álvaro Uribe (2002-2010) desveló la semana pasada que el Gobierno estaba adelantando negociaciones con las FARC en Cuba, lo cual fue desmentido por las autoridades colombianas que incluso llegaron a calificar de "irrespetuosas" estas afirmaciones.
Esta sería la primera vez en más de una década que el Gobierno colombiano se sienta a dialogar abierta y formalmente con las FARC. Durante sus ocho años de mandato, Uribe había condicionado cualquier negociación a la liberación incondicional de todos los secuestrados, al cese de las hostilidades y a la desmovilización de los jefes guerrilleros.
El pasado mes de abril, las FARC decidieron entregar a los últimos diez militares y policías que tenían en su poder desde hacía más de una década y ratificaron su compromiso de no volver a secuestrar. Desde entonces, han insistido en la necesidad de sentarse a conversar, pero Santos ha insistido en que habría negociación si los rebeldes no entregan las armas.