Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU honra a los 132 muertos en misiones de paz en 2008, el peor saldo de su historia

La ONU rindió hoy un homenaje a los 132 integrantes de sus misiones de paz que perdieron la vida en acto de servicio durante 2008, una cifra que es el peor saldo de los 61 años de historia de los Cascos Azules.
En una ceremonia solemne, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, depositó una corona de flores en el monumento en el vestíbulo de la sede del organismo que recuerda a los empleados que han perdido la vida "en el servicio de la paz".
Ban recordó en su intervención que Naciones Unidas desplegó el año pasado un número sin precedentes de cascos azules.
Esto "refleja la confianza del mundo en las operaciones de seguridad de la ONU y la gran expectativa que tienen en nuestro éxito", opinó.
"Pero al mismo tiempo, Naciones Unidas alcanzó un terrible hito el año pasado: la cifra más alta de fallecimientos en la historia de las misiones de paz", apuntó el máximo responsables del organismo mundial durante el acto con motivo del Día Internacional de los Cascos Azules.
Señaló que algunos murieron en actos de violencia, otros en accidentes y algunos por enfermedades contraídas durante su servicio.
"El mejor honor que se les puede rendir es reforzar la tarea por la que lucharon y dieron sus vidas, y seguir adelante con el trabajo de alcanzar la paz donde antes había guerra", agregó.
Los 132 militares, policías y civiles que perdieron la vida el año pasado en operaciones de pacificación provenían de 48 países diferentes, y 10 de ellos eran mujeres, según la ONU.
En su mensaje institucional, Ban recordó que "todavía hay muy pocas mujeres cascos azules.
"Con la entrada a filas de un mayor número de mujeres en las fuerzas armadas y los cuerpos de policía, es de suma importancia que los miembros de la ONU aporten un mayor número de personal femenino a las misiones de paz", resaltó.
En una ceremonia paralela, el subsecretario general de la ONU para Operaciones de Paz, Alain Le Roy, los condecoró póstumamente con la medalla Dag Hammarskjold, que entregó a representantes de sus países de origen para que la hagan llegar a sus familiares.
"Ahora nos toca continuar con la labor por la que dieron su vida", reiteró el diplomático francés, que pidió a la comunidad internacional que dote a los Cascos Azules con los medios necesarios para cumplir los mandatos que se les encomiendan.
La ONU tiene en la actualidad desplegados en 18 misiones de paz en todo el mundo a 113.000 personas de 117 países diferentes, de las que 90.000 son militares y policías.
Bangladesh, India, Nigeria y Nepal son los países que proporcionan un mayor número de cascos azules a las operaciones de paz, mientras que la mayor parte de la financiación de su presupuesto de 7.100 millones de dólares procede de EE.UU., Japón, Alemania, Reino Unido y Francia, según datos de la ONU.
Más de 2.500 personas que formaban parte de misiones de paz han perdido la vida desde que la ONU desplegó su primer contingente para supervisar la tregua que puso fin a la guerra árabe-israelí de 1948.