Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU eliminó toda referencia a crímenes humanitarios en su plan de ayuda a Siria en connivencia con Damasco

Organizaciones pro DDHH y fuentes internas de la ONU denuncian un "compromiso político" con el régimen sirio
Naciones Unidas ha alterado aspectos clave de su multimillonario plan de ayuda humanitaria a Siria tras conversaciones con el Gobierno de Damasco, en las que se ha eliminado toda referencia a violaciones del Derecho Humanitario Internacional así como la condición de "asedio" en localidades donde más de medio millón de personas se están muriendo de hambre, lo que implica perder su carácter prioritario a la hora de recibir ayuda, para "horror" de las ONG.
Así han hecho saber informadores en el seno de Naciones Unidas en la región y responsables de ONG a Buzzfeed News, que se ha hecho con el borrador original del llamado Plan de Respuesta Humanitaria para Siria antes de iniciar un tumultuoso camino desde que pasó por las manos de la sede en Damasco de la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA).
El documento original había sido escrito por equipos especializados de Naciones Unidas y ONG en Siria. Sus autores originales, sin embargo, no fueron informados de la decisión de enviar el borrador a las autoridades de Damasco, con las que no tuvieron ningún tipo de contacto.
El texto final concordado con el régimen del presidente Al Assad, y que sirve de base a la petición de Naciones Unidas para recaudar 3.100 millones de dólares para ayudar a la población siria elimina tres aspectos fundamentales: toda mención a programas para desminado, toda mención a violaciones del Derecho Internacional -- como los ataques a centros médicos --, y las palabras "asedio" o "asediadas" que pudieran aplicarse a ciudades como Madaya, donde cientos de personas son víctimas de la hambruna.
NACIONES UNIDAS DEFIENDE EL INFORME FINAL
Un portavoz de Naciones Unidas ha defendido el documento final. "El sufrimiento de la gente atrapada es horripilante pero no tenemos más remedio que consultar con el régimen de Al Assad porque, como trabajadores humanitarios que somos, hay que hablar con todas las partes en conflicto", ha añadido.
"Nuestra atención", ha añadido este portavoz en un comunicado a Buzzfeed News, "debe centrarse en los desesperados de Siria para que reciban la ayuda que necesitan para sobrevivir".
LAS ONG, "HORRORIZADAS"
"Las zonas asediadas y de difícil acceso albergan a millones de personas bajo la amenaza del hambre y de las enfermedades. Si no reciben prioridad, entonces ¿a qué se van a dedicar las agencias humanitarias?", comenta un informador de Naciones Unidas bajo condición de anonimato que asegura que las ONG están "horrorizadas" por el lenguaje y efectos de la versión modificada del plan.
"Es un texto que diluye por completo el impacto del sufrimiento en esas zonas y la escala de las necesidades de la gente que vive ahí. Y lo más preocupante es que muchas de estas alteraciones fueron efectuadas por motivos puramente políticos, y simplemente fueron aceptadas", indicó un alto responsable de una prominente ONG, también bajo anonimato.
Otro coordinador de otra ONG coincide plenamente con la opinión de su compañero. "Este documento ha pasado a ser un texto político que ha dejado de centrarse en las necesidades de los civiles. A mí me parece muy bien que la ONU se declare neutral sobre los bandos en conflicto, pero al menos deberían tomar partido por los civiles", ha añadido.