Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU alerta de las repercusiones sobre Líbano de las últimas medidas de los países del Golfo

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, ha recibido un informe redactado por funcionarios del organismo que alertan de las repercusiones económicas, sociales y de seguridad de las medidas tomadas por los países del Golfo contra los ciudadanos libaneses residentes en ellos.
Según ha informado el diario libanés 'An Nahar', el documento indica que estas medidas, entre las que figuran la deportación forzosa, podrían tener un duro impacto sobre la ya deteriorada situación económica del país.
Asimismo, han agregado que las mismas podrían afectar igualmente a la situación social y de seguridad en el país, dañando las tareas humanitarias de Naciones Unidas y su papel en la frontera con Israel.
Por último, estos oficiales han subrayado en su informe que determinados grupos podrían aprovechar esta situación de caos para llevar a cabo atentados terroristas en el país.
El asunto habría sido debatido en varios encuentros entre el primer ministro, Tammam Salam, con la coordinadora especial de Naciones Unidas para Líbano, Sigrid Kaag, y el embajador francés en el país árabe, Emmanuel Bonne.
El informe ha salido a la luz apenas un día después de que Arabia Saudí emitiera una alerta de viaje para Líbano, solicitando a sus ciudadanos que estén en el país que lo abandonen por su propia seguridad.
El anuncio de Riad fue secundado poco después por el Gobierno de Bahréin, que ha pedido a sus ciudadanos que eviten viajar a Líbano "por su propia seguridad", aconsejando además a los que estén ya en el país que lo abandonen.
Asimismo, Emiratos Árabes Unidos (EAU) prohibió horas después a sus ciudadanos viajar a Líbano y anunció una reducción del personal diplomático en el país.
Arabia Saudí ha hecho anteriores avisos sobre seguridad en Líbano, pero esta declaración llega en un momento sensible para las relaciones diplomáticas entre los dos países, debido a la decisión de Riad de suspender su programa de ayuda al Ejército libanés.
Riad aseguró que tomó la decisión en respuesta a la "lamentable e injustificada" decisión de Beirut de no condenar el asalto a la Embajada saudí en Teherán del pasado mes de enero.
Estas ayudas militares fueron anunciadas en 2013 y fueron elogiadas por el presidente de Líbano, Michel Suleiman, como la mayor ayuda recibida jamás por las fuerzas militares libanesas. El primer envío de armas francesas llegó a Líbano en abril de 2015 para reforzar la lucha del Ejército contra el Estado Islámico.
En respuesta, Salam instó al Gobierno de Arabia Saudí a "reconsiderar" su decisión. "Expresamos nuestro profundo aprecio por el rey Salman bin Abdulaziz y sus hermanos y esperamos que reconsidere su decisión de interrumpir la ayuda para nuestro Ejército y nuestras fuerzas de seguridad", dijo.