Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OSCE envía más observadores y aviones no tripulados al este de Ucrania

El jefe de la Misión Especial de Control (SMM, por sus siglas en inglés) de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), Ertugrul Apakan, ha anunciado este lunes que ha aumentado el número de observadores de la OSCE en la frontera entre Ucrania y Rusia y enviará más vehículos aéreos no tripulados.
Apakan ha confirmado que 300 trabajadores de la OSCE procedentes de 41 países ya están trabajando en Ucrania. Un tercio de ellos se encuentran en la zona de defensa en el este de Ucrania, otros están vigilando los puntos de conflicto de la ciudad de Donestk y varios equipos se han desplazado hasta las inmediaciones del aeropuerto de Donetsk, donde se ha violado el alto el fuego de manera sistemática. Algunos observadores también han logrado llegar a Lugansk.
El director de la misión ha asegurado que, "en términos de control de fronteras", están "preparados para realizar el trabajo". "La expansión del SMM también aumentará nuestra efectividad en el este de Ucrania y en todo el país", ha subrayado.
Los observadores de la OSCE carecen de armamento para trabajar con "imparcialidad y objetividad" y facilitar a la implantación de la paz. No obstante, Apakan espera que el Centro Conjunto para el Control y la Coordinación (JCCC, por sus siglas en inglés) ayude a "establecer un alto el fuego efectivo y duradero y poner fin a la confrontación armada en el este de Ucrania".
La misión de la OSCE en Ucrania también cuenta con dos aviones no tripulados para vigilar el seguimiento del alto el fuego y enviará otros cuatro próximamente.
Apakan también se ha pronunciado sobre la retirada de las tropas rusas de la región de Rostov, fronteriza con Ucrania, donde se encontraban realizando maniobras militares. El ministro de Defensa Ruso, Sergei Shoigu, confirmó el domingo que 17.600 militares rusos habían participado en estos ejercicios durante el verano. Según fuentes diplomáticas citadas por la agencia de noticias Itar Tass, esta actitud podría favorecer el levantamiento de las sanciones de la Unión Europea.
El SMM también está listo para apoyar la investigación del MH17, el avión de Malaysian Airlines derribado en el este de Ucrania. "Respecto al MH17, estamos preparados para continuar con el trabajo y cooperar de cerca con las autoridades ucranianas, a las que estemos agradecidos", ha precisado Apakan.