Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OTAN discute este jueves entrenar a fuerzas en Irak, apoyar a Libia y cooperar con la UE en el Mediterráneo

Firman el protocolo de adhesión de Montenegro a la Alianza Atlántica
Los ministros de Exteriores de la OTAN discutirán este jueves en Bruselas cómo "proyectar la estabilidad" en los países de Oriente Próximo y de África ayudando a consolidar las capacidades de defensa de países como Irak, Jordania, Túnez y Libia y contribuir a los esfuerzos en lucha contra el Estado Islámico y, también, la cooperación con la UE en el Mediterráneo.
Los Veintiocho discutirán la petición del primer ministro iraquí, Haider Al Abadi, para que la OTAN traslade al territorio iraquí su misión de formación de oficiales iraquíes actualmente en Jordania, según han avanzado fuentes diplomáticas, que han confiado en que los aliados acuerden estudiar la petición de forma "favorable" aunque todavía habrá que garantizar que se dan las condiciones de seguridad para ello y el estatus jurídico de las fuerzas, entre otros.
La OTAN lleva varios meses ya formando a unos 300 oficiales iraquíes en Jordania en áreas como la lucha contra los artefactos explosivos improvisados apoyo a operaciones, ciberdefensa, la reforma del sector de seguridad, medicina militar, entrenamiento militar y preparación frente a emergencias civiles.
España, al margen de los 300 instructores que mantiene desplegados en Irak para entrenar a las fuerzas del país en el marco de la coalición internacional contra el Estado Islámico que lidera Estados Unidos, también ha desplegados varios expertos del Centro de Excelencia de Artefactos Explosivos Improsisados en Hoyo Manzanares para impartir un curso a los ofiliales iraquíes con la misión de la OTAN y se espera que participen en dos más este año, según fuentes diplomáticas.
"Hemos recibido una petición de primer ministro Al Abadi de ampliar nuestra misión de entrenamiento a Irak en sí y consideraremos esta petición", ha confirmado en rueda de prensa el secretario general aliado, Jens Stoltenberg, mientras que el embajador estadounidense ante la OTAN, Douglas Lute, ha precisado que ello requerirá "una coordinación muy estrecha" con la coalición contra el Estado Islámico. "Para que nos reforcemos y no compitamos y seamos más eficaces", ha justificado.
Estados Unidos también espera que aliados discutan "nichos de capacidades que la Alianza puede aportar para apoyar o reforzar a la coalición" contra el Estado Islámico, ha explicado Lute, que ha rechazado prejuzgar el apoyo adicional de la OTAN en la lucha contra el Estado Islámico, al tiempo que ha confirmado que la coalición contra el Estado Islámico no necesita más aviones de vigilancia AWACS. "Hoy la coalición no tiene tal necesidad", ha dicho Lute.
Washington pidió hace meses que la OTAN pusiera a su disposición AWACS para misiones en territorio estadounidense para poder desplegar los suyos propios a Siria e Irak, según fuentes militares.
Alemania y Francia son los países que más se resisten a una mayor implicación de la OTAN en la lucha contra el Estado Islámico y creen que el modelo de coalición que lidera Estados Unidos con la participación de los países de la zona es el adecuado, según fuentes diplomáticas.
Los ministros de Exteriores aliados también discutirán el posible apoyo de la OTAN al nuevo Gobierno de unidad nacional libio si éste lo pide, ha precisado Stoltenberg, que ha dejado claro que los aliados no planean "ninguna operación de combate potencial o intervención militar" sino que discuten una posible asistencia para ayudar a consolidar las instituciones de defensa del país. "La OTAN contemplaría una misión de entrenamiento, asistencia y apoyo a las fuerzas libias pero no una misión de combate", han explicado fuentes militares aliadas.
"Y exploraremos que más la Alianza debe hacer en el Mediterráneo central en cooperación con la Unión Europea", ha precisado Stoltenberg, tras defender la contribución de la OTAN en el Egeo para "ayudar a cortar las líneas del tráfico ilegal y de la inmigración ilegal" a Europa desde Turquía.
La OTAN está en proceso de transformar su actual misión de lucha antiterrorista en el Mediterráneo Active Endeavour en una operación de seguridad más amplia y no se descarta un despliegue "similar" en el Egeo en el Mediterráneo Central y que preste "apoyo" a la operación de la UE contra las mafias en esta zona.
"Todo está por decidir", han explicado fuentes diplomáticas, que admiten el interés de Italia de contar con "más medios y capacidades" ante la previsión de que suban los flujos en esta zona tras el cierre de la ruta de los Balcanes.
Los Veintiocho discutirán en más detalle el viernes con la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, el refuerzo de la cooperación entre la OTAN y la UE en ciberdefensa, seguridad marítima y para contrarrestar las amenazas híbridas y discutirán sostener el apoyo a las fuerzas afganas hasta 2020, tanto con fuerzas militares como para financiar sus fuerzas.
Estados Unidos prevé mantener 5.500 militares a principios de 2017 en el país y mantenerse como el país que más contribuye a financiar a las fuerzas afganas, que necesitarán 5.000 millones de dólares anuales de aquí a 2020.
Los ministros de Exteriores de la OTAN también firmarán este jueves el protocolo de adhesión de Montenegro a la Alianza Atlántica, que se convertirá en el vigésimo noveno miembro una vez los parlamentos de los 28 aliados y del propio Montenegro ratifiquen su entrada, algo que puede llevar entre "un año o año y medio", según fuentes diplomáticas.
"Cualquier sanción o reacción de Rusia estará absolutamente injustificado", ha avisado Stoltenberg, que ha insistido en la necesidad de "respetar" su decisión soberana, preguntado por el malestar de Rusia por la entrada de Montenegro a la OTAN.
POSIBLE NUEVA REUNIÓN CON RUSIA
Los Veintiocho también discutirán durante la cena las relaciones con Rusia y la posibilidad de celebrar una nueva reunión del Consejo OTAN-Rusia, aunque Stoltenberg ha considerado prematuro prejuzgar ninguna fecha para próxima reunión.
Tanto Stoltenberg como Lute han dejado claro además que el refuerzo de la presencia militar de la OTAN en los países del este de la Alianza Atlántica no supondrá un incremento "sustancial" de fuerzas como para "violar" el pacto entre la OTAN y Rusia, aunque ambos han recordado que el número exacto y los países donde se desplegarán todavía deben acordarse de cara a la cumbre de Varsovia.
Las autoridades militares han recomendado desplegar un batallón a cada uno de los países de los bálticos y Polonia, en total una fuerza multinacional rotacional de "entre 3.000 y 4.000" soldados, han explicado fuentes aliadas.