Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

OTAN dice que la amenaza del Estado Islámico es "significativa" y pide no reducir fuerza afgana hasta 2020

El máximo responsable de la sostenibilidad financiera de las fuerzas afganas de la misión de entrenamiento de la OTAN 'Resolute Support', general estadounidense Gordon 'Skip' Davis, ha asegurado este miércoles que la amenaza del Estado Islámico en Afganistán es "significativa" y ha defendido que, en base al riesgo actual, no se reduzca el tamaño de las fuerzas afganas de los actuales 352.000 soldados y policías, hasta 2020.
"Hemos concluido que en base a la actual amenaza interna y externa --Daesh es una amenaza externa, no es orgánica de Afganistán, ha sido importada de fuera, al igual que Al Qaeda-- creemos que se necesita mantener la estructura de fuerzas actual en los 195.000 para el Ejército y 157.000 para la Policía hasta 2020", ha explicado el comandante del Mando de la Transición de la Seguridad afgana y jefe de Estado Mayor adjunto responsable de Asistencia a la Seguridad de la misión de la OTAN en Afganistán a un grupo reducido de periodistas, entre ellos Europa Press.
El alto mando de la misión de la OTAN en Afganistán ha explicado que mantener este nivel actual de fuerzas tendría un coste de unos 5.000 millones de dólares anuales pero ha justificado mantener hasta 2020 dicho nivel para dar "el tiempo y espacio necesarios para desarrollar sus capacidades al máximo posible y superen a la insurgencia que combaten".
"Hemos pedido al Gobierno de EEUU, los aliados y socios que mantengan los compromisos en términos de recursos y financiación en los niveles actuales o próximos hasta 2020", ha explicado, precisando que espera que ello se concrete en la cumbre de la OTAN de julio en Varsovia.
El general estadounidense ha explicado que "un número de países" han comprometido este miércoles a "mantener sus compromisos hasta 2020" y esperan que "más" los concreten "en el futuro".
"Queremos mantener la estructura de fuerza actual en 352.000 en total hasta 2020", ha insistido, si bien ha admitido que ello se revisará anualmente dado que "las condiciones pueden cambiar".
El general ha descartado que Afganistán sea capaz de costear "ni el 50%" de sus fuerzas por sí solo a la altura de 2024 tras recordar que éste año contribuirán por su parte unos 400 millones de dólares, gracias al aumento de sus ingresos, una cantidad que ha insistido con todo en que es "significativa" mientras que Estados Unidos espera contribuir 3.450 millones de dólares este año para las fuerzas afganas "algo menos que el año pasado".
En todo caso, ha admitido que el objetivo inicial de reducir la fuerza afgana hasta los 228.000 efectivos entre soldados y policías, que tendría un coste de 4.000 millones de dólares anuales, "no necesariamente se centró en las condiciones (de seguridad) sino en los recursos disponibles".
LA AMENAZA DEL ESTADO ISLÁMICO, SIGNIFICATIVA PERO NO GENERALIZADA
El alto mando militar estadounidense, que ha recordado que Estados Unidos financia al margen otra fuerza de unos 30.000 efectivos de la Policía Local Afgana desplegada en las zonas rurales de difícil acceso, ha admitido que la amenaza del Estado Islámico en Afganistán "es significativa y preocupante" pero "no es generalizada en todo el país" sino que se reduce a "pequeñas bolsas" de territorio.
"La mayor concentración está en (la provincia de) Nangarhar y algo menos en Kunar pero no han podido ganar fuerzas en Afganistán por un número de razones, entre otros porque Estados Unidos ha autorizado recientemente (desde enero) ataques contra ellos", ha precisado, insistiendo en que las operaciones antiterroristas estadounidenses contra el Estado Islámico "han tenido un impacto significativo en ellos". "Han perdido eficacia y creemos que (esta tendencia) va a continuar", ha explicado, admitiendo que el pasado enero había "preocupación" sobre la posibilidad de que "se entendieran".
"No han podido extenderse en Nangarhar. Están dispersándose por los efectos de los ataques. El Ejército, la Policía y las tribus locales y luego los talibán en sí todos han combatido al Estado Islámico. Están replegándose más que ganando en términos de capacidad", ha precisado, admitiendo que sus efectivos estarán en el orden de "los miles". "La mayoría son antiguos talibán", ha explicado, aunque también hay presencia de "combatientes extranjeros" y "un pequeño número" de paquistaníes talibán.