Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OTAN da luz verde al despliegue de cuatro batallones en los países bálticos y Polonia para disuadir a Rusia

Los ministros de Defensa de la OTAN han dado luz verde este martes al despliegue de cuatro batallones en los tres países bálticos y Polonia para aumentar las garantías de defensa tras la intervención rusa en Ucrania y cuya composición y tamaño concretos se determinarán en la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la Alianza Atlántica del 8 y 9 de julio en Varsovia.
"Hemos decidido reforzar nuestra presencia avanzada reforzada en el flanco este de la Alianza. La OTAN desplegará, por rotación, cuatro batallones multinacionales robustos en Estonia, Letonia, Lituania y Polonia. Y saludo los compromisos hechos por muchos aliados hoy para contribuir", ha anunciado el secretario general de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg, en una rueda de prensa en la que ha recordado que las decisiones "finales" para reforzar la defensa colectiva y la disuasión y ayudar a terceros a garantizar su estabilidad las tomarán los jefes de Estado y de Gobierno en la cumbre de Varsovia.
Cada batallón, compuesto por entre 800 y mil militares, estará liderado por un país que ejercerá de nación marco y se espera que otros países aporten militares, aunque no se concretarán las contribuciones hasta la cumbre, según fuentes aliadas.
Estados Unidos asumirá el liderazgo de uno de los batallones --se especula el de Polonia--, mientras que Alemania liderará el de Lituania y Reino Unido el de Estonia y se espera que Canadá asuma el cuarto después de que Washington haya ofrecido finalmente solo uno de los dos inicialmente previstos, según fuentes diplomáticas y aliadas.
Los batallones se mantendrán desplegados en los países bálticos y Polonia "el tiempo que sea necesario" en función de la situación de seguridad y podrían estar sobre el terreno "a principios del año que viene", según ha avanzado una fuente de alto nivel de la OTAN, que ha matizado que el calendario del despliegue se conocerá mejor en la cumbre.
El ministro de Defensa británico, Michael Fallon, y la ministra de Defensa alemana, Ursula von der Leyen, han confirmado este martes que sus respectivos países asumieran el liderazgo de un batallón y han defendido que el despliegue al este cumplirá con los términos del pacto entre la OTAN y Rusia, que impide a los aliados desplegar un contingente de fuerzas de combate sustancial de forma permanente en las exrepúblicas soviéticas.
"Esto enviará una señal muy fuerte de unidad y firmeza y sobre nuestra determinación de defender a los estados bálticos y Polonia frente a la agresión continuada rusa" en Ucrania, ha explicado el británico, que ha rechazado que el despliegue viole el acuerdo entre la OTAN y Rusia para no desplegar un contingente de fuerzas de combate sustancial en los países del este. "No implica nuevas bases", ha zanjado. "Será un batallón que rotará desde el año que viene, pero esto no es lo mismo que abrir nuevas bases", ha aclarado.
"También habrá más preposicionamiento de equipos y suministros", ha recordado Stoltenberg, que ha subrayado los avances que han logrado los países aliados para reducir las trabas burocráticas para mover militares y equipos entre los países de la OTAN y ha precisado que ahora se centrarán en identificar las conexiones de transporte por mar, aire y ferrocarril para desplegarlos.
"No buscamos la confrontación con Rusia. No queremos una nueva Guerra Fría y seguimos aspirando a una relación más cooperativa con Rusia", ha asegurado con todo el secretario general de la OTAN, que todavía espera poder celebrar una nueva reunión del Consejo OTAN-Rusia a nivel de embajadores antes de la cumbre de Varsovia para tratar de disipar los malentendidos con Rusia, que ya ha anunciado que creará tres nuevas divisiones de 10.000 militares cada uno en respuesta.
"Estamos listos para convocar una nueva reunión del Consejo OTAN- Rusia también antes de la cumbre. Pero claro, tenemos que acordar con Rusia fecha, la agenda y las modalidades de la reunión", ha dicho Stoltenberg, que ha defendido la importancia de reunirse y la importancia de garantizar "transparencia" sobre las acciones militares respectivas para evitar "accidentes". "Estamos consultando con Rusia", ha dicho.
Al margen de los cuatro batallones para el este, los Veintiocho también han acordado aumentar también la presencia en la región del Mar Negro y trabajar en la propuesta que ha hecho Rumanía, que ha ofrecido aportar un cuartel general para una Brigada y un batallón junto a Bulgaria para hacer ejercicios en la zona con las fuerzas de otros aliados, según han explicado fuentes aliadas.
Los Veintiocho aliados han acordado además este martes "reconocer el ámbito cibernético como un dominio operativo, como el aire, mar y tierra" algo que permitirá "proteger mejor" las misiones y operaciones de la OTAN, ha explicado el noruego. "La ciberdefensa es parte de nuestra defensa colectiva. La mayor parte de las crisis y conflictos hoy tiene una dimensión cibernética", ha precisado, recalcando que para los aliados un ataque cibernético contra un aliado "puede activar el artículo 5" de defensa colectiva y que la OTAN ya cuenta con equipos para "asistir" a otro país en caso de un ataque cibernético.