Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OTAN dice que el ejercicio que acogerá España en 2015 será "un hito" para la preparación de las fuerzas aliadas

Los JEMAD apuesta por reforzar la cooperación con los socios del Diálogo Mediterráneo
El comandante supremo de la Transformación de la OTAN, general francés Jean-Paul Palomeros, ha explicado este jueves que el gran ejercicio de gestión de crisis que acogerán España, Portugal e Italia en 2015, bautizado 'Trident Juncture', será "un hito" para potenciar la iniciativa de las Fuerzas Conectadas cuyo objetivo es garantizar que las distintas Fuerzas Armadas están preparadas para reaccionar frente a una crisis futura tras el fin de la actual operación de combate en Afganistán a finales de este año.
"Este gran ejercicio de gestión de crisis que realizaremos en 2015 será principalmente en España, Italia y Portugal. Será un hito en el desarrollo de la Iniciativa de las Fuerzas Conectadas en los próximos años", ha explicado el general galo en rueda de prensa al término de la reunión de dos días de los jefes de Estado Mayor de la Defensa de los Veintiocho aliados.
El general ha calificado de "buena noticia" que "más de 20.000" militares de los diferentes países han confirmado ya su participación en el ejercicio de alta visibilidad, aunque se espera que la participación sea "más elevada" dado que "algunos" países todavía no han concretado "cifras" y también el hecho de que España y los otros países que acogerán el ejercicio "ya han ofrecido instalaciones" para el mismo, ha precisado.
Hasta 40.000 efectivos podrían participar en total, lo que lo convertiría en el mayor ejercicio de la OTAN desde el fin de la Guerra Fría, según fuentes aliadas.
"Gracias a este compromiso de España, Portugal e Italia tenemos un marco adecuado para realizar este ejercicio. Esto son buenas noticias", ha subrayado Palomeros, que además ha saludado que también "hay compromiso para aportar capacidades fundamentales" para el ejercicio.
Palomeros ha explicado que la Fuerza de Reacción Rápida de la OTAN será "un actor clave" en el ejercicio pero "no el único". "Intentaremos facilitar la interacción entre la Fuerza de Reacción de la OTAN y otras fuerzas nacionales que contribuyan a un alto nivel de ambición en este ejercicio de nivel tan alto", ha explicado.
El general ha explicado que las fuerzas aliadas tendrán que hacer frente a una crisis en un escenario que estará "muy adaptado a las nuevas amenazas" como la ciberdefensa y "muchos otros aspectos". "Intentaremos incorporar en él las muchas lecciones que hemos aprendido en las últimas dos décadas de operaciones", ha explicado. "Queremos hacerlo realista y eficaz", ha precisado.
"Será un evento clave en términos del alto valor (que tendrá) para las personas que serán entrenadas y se formarán a través del ejercicio", ha asegurado, subrayando "la calidad" de estas maniobras.
Palomeros también ha saludado el "compromiso" de los aliados de aportar "capacidades fundamentales" para la gestión de crisis para el ejercicio. "Buscamos capacidades de inteligencia, vigilancia y reconocimientos, drones, de reabastecimiento en vuelo, capacidades marítimas también", ha explicado.
Los jefes de Estado Mayor de la Defensa aliados han definido "las prioridades militares" de los próximos meses de cara a preparar la cumbre de la OTAN que acogerá en septiembre Gales (Reino Unido), que pasan por centrarse en el desarrollo de las capacidades críticas que faltan como el transporte estratégico aéreo, de inteligencia, vigilancia y reconocimiento y de reabastecimiento en vuelo, desarrollar la iniciativa de las Fuerzas Conectadas para garantizar que las fuerzas siguen preparadas para actuar y el refuerzo de la cooperación con terceros países, ha explicado el presidente del Comité Militar de la OTAN, general Knud Bartels.
REFORZAR COOPERACIÓN CON PAÍSES DEL MEDITERRÁNEO
Los JEMAD aliados han acordado reforzar "el entendimiento mutuo, la cooperación práctica y la interoperabilidad" con los países del Diálogo Mediterráneo con los que ayer tuvieron la oportunidad de discutir las amenazas a las que se enfrenta la región como el tráfico humano y de armas y el terrorismo, además de la crisis siria. También han discutido con su homólogo ruso, general Valery Gerasimov, cómo consolidar la buena cooperación que mantuvieron en 2013 en áreas como la lucha contra la piratería o el terrorismo, para lo que han aprobado su plan de trabajo conjunto para este año.
Los jefes de Estado Mayor de la Defensa aliados también han tenido la oportunidad de repasar las operaciones en marcha, especialmente el proceso de relevo en marcha en Afganistán, cuyas fuerzas de seguridad asumirán la responsabilidad total de la seguridad del país a finales de 2014 y los preparativos para la nueva misión de entrenamiento, asesoramiento y asistencia que la OTAN confía en mantener sobre el terreno más allá de esa fecha.
Bartels ha explicado que los JEMAD han reconocido que las fuerzas afganas "todavía requerirán nuestra asistencia" y han acordado ser "flexibles" en la planificación militar de la nueva misión con el objetivo de garantizar "la mejor opción militar posible una vez que el marco legal se concluya". La misión está condicionada en todo caso a la firma de un acuerdo de seguridad bilateral entre Estados Unidos y la OTAN y la posterior firma de un acuerdo sobre el Estatus de la Fuerza entre la OTAN y Kabul. "Cuanto antes concluyamos estas negociaciones mejor para continuar la planificación", ha admitido.
El comandante supremo aliado de la OTAN en Europa, responsable de las operaciones, general estadounidense Philip Breedlove, ha confiado en que "a mediados de 2014" las tropas internacionales se centren "completamente" en entrenamiento y asesoramiento de las fuerzas afganas. "Y esperamos estar muy cerca de lo que anticipamos" de tropas necesarias para la nueva misión. También ha confirmado que la misión de lucha contra la piratería de la OTAN 'Ocean Shield' se mantendrá "durante un tiempo" a la luz del éxito para reducir el número de ataques piratas, aunque ha reclamado no bajar la guardia.