Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El centro de la OTAN para vigilar la amenaza en el flanco sur empezará a funcionar a principios de septiembre

El centro regional o 'hub' que la OTAN pondrá en marcha para vigilar la amenaza terrorista y otros desafíos de seguridad que emanan del Norte de África y Oriente Próximo, en el Mando de la Fuerza Conjunta de la OTAN en Nápoles, comenzará a funcionar "a principios de septiembre" y estará plenamente operativo "a finales de año o principios de 2018", según han avanzado a Europa Press fuentes aliadas.
El centro se encargará fundamentalmente de recoger y analizar información procedente de diferentes fuentes para mejorar el conocimiento de la situación en la región y facilitar su intercambio y, de esta manera, ayudar a anticipar la respuesta a potenciales amenazas y poder reaccionar mejor a eventos como la 'Primavera árabe' de 2011 o la crisis de refugiados.
El 'hub', que forma parte de la Dirección Estratégica para el Sur de la OTAN responsable de todo el Norte de África, el Sahel y Oriente Próximo, se centrará inicialmente en vigilar cinco países: Libia, Siria, Irak, Túnez y Jordania, debido a su "importancia estratégica" para la estabilidad y la paz en la región.
En términos de personal, el 'hub' contará con alrededor de un centenar de expertos militares y civiles, en su gran mayoría del propio cuartel de Nápoles, aunque también se espera que los países contribuyan personal de forma voluntaria. España e Italia ya han anunciado que desplegarán efectivos.
Además de vigilar la zona y recabar información, el centro regional en el cuartel general de Nápoles también tendrá entre sus funciones contribuir a coordinar las acciones de la OTAN en el Sur, y a aplicar y evaluar el nuevo marco de adaptación de la OTAN a los desafíos del sur.
El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, dejó claro a mediados de febrero, cuando los ministros de Defensa aliados acordaron poner en marcha el centro regional, que éste como tal no dirigirá "grandes operaciones militares".
A más largo plazo, fuentes diplomáticas advierten sin embargo que la OTAN debe poder planificar operaciones "si son necesarias" para responder a las amenazas de seguridad que emanan desde el sur desde este cuartel general.
La comandante de la Fuerza de Mando Conjunta de Nápoles y de las fuerzas navales de Estados Unidos en Europa y África, almirante estadounidense Michelle Howard, también ha dejado claro por su parte que "el Hub no tendrá ninguna autoridad de mando y control" sino que ayudará a recabar información y masa analística y a sincronizar las acciones en la región y "a optimizar los recursos escasos de entrenamiento y asesoramiento de la Alianza".
El apoyo a la consolidación de las capacidades de defensa de las fuerzas locales de los países del Norte de África y Oriente Próximo es uno de los elementos clave del nuevo marco de adaptación de la OTAN para contrarrestar las amenazas del sur.
El marco también contempla el refuerzo de capacidades "específicas" para hacer frente a las amenazas del sur como las operaciones especiales, las fuerzas anfibias y las capacidades de vigilancia, reconocimiento e inteligencia, en línea con las La OTAN respaldará el miércoles un centro para vigilar la amenaza terrorista en el sur, en línea con las recomendaciones de las autoridades militares aliadas y ejercicios de la OTAN "que no son exclusivamente de defensa colectiva sino también para operaciones de gestión de crisis" como lo fue el 'Trident Juncture' que acogieron España, Italia y Portugal.