Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama pidió a Zapatero que le enviara a Castro el mensaje de que espera cambios en la isla

Obama saluda a Zapatero durante la visita del presidente español a la Casa Blanca el pasado 13 de octubre. Foto: EFEtelecinco.es
"Que les diga a las autoridades cubanas que comprendemos que no se pueden cambiar las cosas de la noche a la mañana, pero que, pasados unos años, cuando se mire hacia atrás, debe quedar claro que éste fue el momento en el que empezaron los cambios. Si no es así, habrá una profunda decepción". Estas fueron las palabras que le dirigió el presidente de EEUU, Barack Obama, al presidente José Luis Rodríguez Zapatero en su visita a la Casa Blanca tras saber que el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, visitaría la isla.
Según publica el diario El País, por vez primera desde 2004, España y EE UU hablaron sobre Cuba en tono amistoso ya que fue el propio Obama quien suscitó la cuestión. "¿Y Cuba? Nosotros estamos dando pasos, pero si ellos no dan pasos también, será muy difícil que podamos continuar", le observó Obama a Zapatero el 13 de octubre.
Días después de la cita de la Casa Blanca y antes de viajar a Cuba, Moratinos charló por teléfono con la secretaria de Estado de EE UU, Hillary Clinton. Hablaron de la crisis de Honduras y del conflicto de Oriente Próximo, pero no de Cuba. El asunto había quedado zanjado en Washington, indica El País.
"Raúl Castro ha recibido positivamente la elección de Obama, a quien tiene un gran respeto, y ha acogido también satisfactoriamente ciertos actos y decisiones que ha tomado", declaró Moratinos el pasado lunes, tras reunirse durante casi tres horas con el presidente cubano.
Las relaciones de EE UU y Cuba han entrado en una nueva fase tras el endurecimiento del embargo en la época Bush. La mayoría de las nuevas restricciones han sido desmontadas por la nueva Administración: se han liberalizado las condiciones en las que los cubano-americanos pueden viajar a Cuba, así como las remesas de dinero que pueden enviar a sus familiares en la isla. Lo más importante, con todo, ha sido la reanudación del diálogo político con La Habana, interrumpido en 2004, en asuntos como la inmigración o las comunicaciones postales.
Con la presidencia española de la UE en el primer semestre de 2010, Cuba será "objetivo prioritario", según ha establecido Moratinos.